web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

La pandemia y la oportunidad

Columnistas

El nuevo orden mundial

La pandemia y la oportunidad

Por primera vez la humanidad enfrenta una crisis verdade­ramente global, que afecta concreta o potencialmente a to­da nuestra especie y a la propia naturaleza. Es ya un lugar común que la crisis económica desatada por la pandemia repercutirá en todas las facetas y colmenas de la vida a ni­vel mundial, nacional, local, familiar e individual. Decir que nuestro sufrimiento es pasajero es sólo ignorancia suicida.

Los augurios benévolos de los Idus de marzo se han apa­gado y revertidos por evidencias científicas que confirman la crueldad del mes de abril. Pareciera una nueva condena bí­blica por los pecados cometidos. A los creyentes los consuela la resurrección. Corresponde a nosotros hacer lo imposible por aliviar la carga que heredarán las generaciones por venir.

Ocurren simultáneamente la tragedia y el drama: los sufrimos como una adversidad que nos llega desde arri­ba, que es también un conflicto entre los hombres. El pre­sente esta preñado de futuro. Adivinando el engendro que llegará, optamos por compendiarlo en metáforas, sin eludir la “palabra recta”. El Covid-19 regirá por tiempo in­determinado el desastre. Será por siempre su Corona. El Secretario General de las Naciones Unidas advierte que “ha llegado el momento de la verdad y la mayor prueba de la humanidad desde la caída del fascismo en 1945”.

Las guerras han creado nuevos órdenes, cualquiera que haya sido su resultante político.

Henry Kissinger afirma que la “pandemia alterará el orden mundial para siempre” y decreta que todas las instituciones han fallado. Advierte que ni las emergen­tes maravillas estadísticas, ni el diagnostico a través de la inteligencia artificial nos induzcan a la complacencia. Postula un “Nuevo Orden Mundial”: un nuevo contrato social que restablezca el equilibrio entre el poder y la le­gitimidad y cuyo fracaso “podría incendiar el mundo”.

Es tiempo de que el Consejo de Seguridad tome las riendas del caos. La bioseguridad es la clave de la paz mundial, más que el armamentismo o el peligro nu­clear anulados por una fuerza superior que no crearon los hombres.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Te puede interesar