web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

El mundo de rodillas

El COVID-19 o Coronavirus comenzó en la provincia de Wuhan, China, debido a prácticas alimenticias tradicionales de la región, poco higiénicas y bastante barbáricas. Se extendió rápidamente por China y posteriormente en Europa y el resto del mundo, siendo declarada por la Organización Mundial de la Salud como pandemia hace un par de semanas. > China tardó en avisar. > Los europeos en reaccionar. > Los norteamericanos en creer que podría afectarlos. > En México se tomó como oportunidad política, para polarizar aún más entre ricos y pobres, chairos y fifís, neoliberales y conservadores. Las autoridades lo tomaron como una fiesta, diciendo que NO pasaba nada y que la vida podía seguir, porque “esto es una gripa más”. Fue la sociedad la que se organizó y tomó conciencia de practicar el distanciamiento social e incluso las escuelas privadas permitieron que los alumnos se fueran a su casa una semana antes de la fecha determinada por la SEP. El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López Gattel, estudió un posdoctorado en epidemiología en la universidad Johns Hopkins y seguramente es un gran médico o investigador, pero es un pésimo vocero y peor político. El pasado sábado, él solo, sin el presidente Andrés Manuel López Obrador, finalmente salió a decir que, de manera inmediata y efectiva, la gente debe permanecer en sus casas por un mes, para evitar que la pandemia se vuelva incontrolable. Habló de los contagios obligados, de saturación de los servicios médicos y hospitalarios y por supuesto de las muertes que habrá. El quedarse en casa es un lujo de ricos (ahora sí y sin afán de polarizar), sobre todo si el gobierno no anuncia de inmediato un programa de apoyo a la economía tal y como se ha hecho en otros países. Ya no es opción, una vez emitida la alarma de la fase 2 y tránsito a la fase 3 por parte de la Secretaría de Salud. No es Neoliberalismo, es economía de primer semestre o de tercero de preparatoria. O se apoya la economía o nos pegará muy, muy fuerte la pandemia.

Te puede interesar