Conecta con nosotros
113 vistas -

los datos duros

El miedo a Sheinbaum

Publicada

en

La campaña sucia contra la Jefa de Gobierno de la CDMX continúa. Los opositores de Claudia Sheinbaum quieren desacreditar su gobierno y, de paso, desbarrancar su posible candidatura hacia la presidencia de la República.

Dejemos a un lado que, durante la Jefatura de Gobierno de López Obrador, el actual presidente de México nombró a Sheinbaum Secretaría de Medio Ambiente del entonces Distrito Federal, y que ella haya hecho un trabajo sobresaliente en dicha dependencia.

Pasemos por alto que durante la gestión de AMLO, Sheinbaum fue responsable de la construcción del segundo piso del Periférico, de la primera línea del Metrobús y de una central de cómputo para controlar los verificentros del DF, que, antes de eso, eran un purulento nido de corrupción.

Eso se puede dejar a un lado. Lo que no se puede pasar por alto es que el Presidente le tiene una enorme confianza a la Jefa de Gobierno. Y no se trata de una confianza basada en un capricho ni en una extravagancia, sino en una amistad añeja y profunda; en una lealtad a prueba de traiciones.

A diferencia de otros actores políticos que han ido abandonando el lopezobradorismo, Sheinbaum se ha mantenido leal a la causa. Recordemos, por ejemplo, que, en diciembre de 2017, Sheinbaum renunció a su cargo como Jefa Delegacional en Tlalpan, para apoyar a López Obrador e ir, en la misma fórmula con él, hacia la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México por la coalición “Juntos Haremos Historia”.

Y esa adhesión la percibe muy bien la oposición. Los MCPRIANISTAS saben que, en este preciso momento, Sheinbaum, digámoslo sin eufemismos, la preferida de AMLO hacia la sucesión presidencial. El problema es que no sólo lo saben en la oposición, sino también en las filas “amigas”. Y eso ha propiciado que Sheinbaum sea el blanco del fuego “amigo” y enemigo. De hecho, quisieran que Claudia cayera de la gracia del Presidente.

Pero, contra lo que esperaban sus adversarios, AMLO continúa respaldando a Sheinbaum ante los “zopilotes electorales”. Lo que enardece es que esos buitres, en su afán de manchar y deshonrar a Sheinbaum, estén saboteando al Metro y atentando contra vidas humanas. ¡Miserables!

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia