Connect with us

Hola, que estas buscando?

julio 28, 2021

Columnistas

El líder se hace más y más fuerte

Veo al presidente de la república feliz. La política es su fuerte. Es como las viejas parteras que sacan cualquier niño que venga atravesado. Tiene ganas de bromear. Cada proyecto que echa a andar le sale muy bien.

Tuvo momentos de irritación cuando Claudio X. González, FRENAA y los “coparmexos” soltaron su insidiosa campaña para que perdiera el Congreso. Finalmente lo ganó y eso lo tiene francamente contento. Va a la mitad del camino. López Obrador es el epítome del líder de masas. Su liderazgo latinoamericano crece y se consolida.

La Argentina de Juan Domingo Perón es antes y después de Perón. Evo Morales proyectó a Bolivia y su riqueza; Fidel Castro transformó a Cuba. AMLO está transformando a México. ¿Qué protegió a Andrés Manuel de la rebelión de los “polkos” de FRENAA, de Mexicanos Unidos contra la Corrupción y la Coparmex? El pueblo. Aguantó todos los golpes mediáticos. Diariamente en “las mañaneras” contrarrestaba todas las campañas en su contra. Ningún día menguó la confianza del pueblo que lo eligió.

Amigos míos tabasqueños y veracruzanos me enviaban sus consideraciones. “Le vamos a romper la madre el 6 de junio”, me escribían. Estaban seguros todos que la campaña de Claudio X. González funcionaría.

Finalmente, mis amigos (y muchos igual que ellos) se la interpelaron. La alianza PRIANPRD nació muerta. Estaban desarticulados y rotos. No tenían con qué ganarle.

Un día después de la elección, mis amigos ya no tenían nada que decirme. Están con el pico caído mientras Andrés Manuel es dueño de una granítica, envidiable y poderosa posición de líder nacional. Podría haberse decidido por ser dictador porque el voto que lo llevó al poder fue un impresionante detonante social. Pero prefirió la humildad.

Nunca antes en los tiempos de la república, la libertad de expresión había sido tan clara, espontánea y cercana al ciudadano. Andrés Manuel así la instituyó. En la calle los niños y jóvenes saben quién es su benefactor. Le dicen cariñosamente “cabecita de algodón”. O simplemente “el Peje”…

tabascohoy.com

Te puede interesar

Advertisement