Conecta con nosotros

Tabasco

¡El juego no debe terminar!, no se olvide de ellos…

Los juguetes tradicionales incentivan habilidades, destreza y creatividad, asegura especialista.

Publicada

en

300 Visitas

Son juguetes sencillos, tradicionales y muy divertidos. El trompo, el balero, las matatenas, el yoyo, las canicas, entre otros, fueron punto de socialización de niños y adolescentes por muchos años.

Para la pedagoga Lucia Rosas, los juegos tradicionales a diferencia de las tecnologías, incentivan las habilidades recreativas, las manuales, la destreza y la creatividad.

Además del trompo, las canicas y el yoyo, hay muchos más que para recuperar la socialización que se rompió con la pandemia, sería útil retomar, como el juego de la oca, la lotería, serpientes y escaleras, y el dominó.

En las bibliotecas del municipio de Centro, se ha emprendido una cruzada para rescatar este tipo de juegos; para ello se recopiló una serie de juguetes, con los que se hicieron paquetes que se van a distribuir en las 25 bibliotecas públicas de esta demarcación; tales como el juego de la oca, la lotería, serpientes y escaleras, dominó y uno, entre otros.

“El tiempo que juegas con tu hijo es el mejor que le puedas dar, y cuando esté grande, él no te va a agradecer el dinero que le dejes, sino los momentos en que jugaste con él y compartiste estas experiencias”, afirma la pedagoga.

Y agregó, “jugar al trompo era fascinante porque acercaba a las familias y amigos. los trucos y habilidades al bailarlo, hacían de este juguete una actividad de especial convivencia y competencia”.

Que los juguetes como el trompo, el balero y las canicas fueran realizados por artesanos, los dotaba de características que los hacían únicos y cada niño tenía una pieza diferente a todas las demás.

TIENEN POCA DEMANDA

En un recorrido por el mercado ‘José María Pino Suárez’, en los locales de juguetes tradicionales, los comerciantes manifestaron que con el paso de los años se han dejado de utilizar, pues ahora los niños centran su diversión en otros tipos de juguetes, e incluso en dispositivos digitales y tecnológicos.

“La gente ya no compra estos ( juguetes tradicionales), se están perdiendo los valores; ahora todo es moderno, juguetes que den luces, que caminen, ya se mudaron a lo digital. La gente que aún los compra pero ya no en grandes cantidades son los de municipio, porque aún conservan un poco de sus tradiciones”, aseguró Paola Rosas, locataria de jueguetes en el mercado.

TRADICIÓN OLVIDADA

“Antes elaborábamos nosotros mismos estos juguetes, ahora los tenemos que comprar porque nos sale más barato, luego no se venden tanto como antes. Para estas fechas del día del niño, las ventas eran más, porque les pedían estos juguetes a los niños en las escuelas; ahora ya no se ve nada de esto. Poco a poco se han ido perdiendo las tradiciones”, aseguró Manuel Hernández, comerciante de productos tradicionales.

Ambos comerciantes aseguran que, las ventas de juguetes de madera, no son ni la cuarta parte de lo que eran antes de que los avances tecnológicos llamaran la atención de los niños.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia