Connect with us

Hola, que estas buscando?

julio 29, 2021

Columnistas

El gallinero alborotado

Sin lugar a duda, el ejercicio del poder tiene siempre códigos, señales veladas y otras explícitas, que generan equilibrios o desequilibrios necesarios.

El presidente Andrés Manuel López Obrador “alborotó el gallinero” esta semana, al “sugerir” o anunciar, depende de la interpretación del lector, que el gobernador Adán Augusto López Hernández podría formar, dentro de poco tiempo, parte de su gabinete federal, abriendo entonces la puerta a una sucesión adelantada para un interinato de 3 años.

¡Vaya sismo político para un estado como Tabasco! Porque es la tierra del presidente y porque el gobernador López Hernández, sin lugar a dudas tiene material, talento, capacidad, edad y el afecto presidencial, para unirse a esa lista de nombres, que esta misma semana el propio presidente dio, como posibles sucesores en 2024.

Las especulaciones y nombres para terminar el sexenio, gobernando al estado, son varias y prefiero no abonar a las ya numerosas propuestas hechas en diversos espacios, lo importante sin duda, es que de concretarse ese hipotético escenario, Tabasco tendrá a un jugador de primera en las más altas esferas del gobierno federal, con miras a ser un fuerte contendiente para la sucesión, pero es muy importante que Tabasco tenga estabilidad política, con la continuidad de un proyecto ya comenzado, sin desunión ni guerras de poder entre el status quo.

El estado debe aprovechar tener a un presidente tabasqueño y a un posible alto mando federal, para detonar proyectos de infraestructura y modificar la cultura clientelar, que no permite que la entidad compita como debiera, en materia económica, generando los empleos y el bienestar al que debe aspirar.

No basta con que lleguen recursos vía Pemex, como ha sido la constante. Eso sin lugar a duda ayuda, pero también ha generado una sociedad que basa su economía en la volátil llegada de empresas, que NO transfieren conocimiento ni tecnología, y que solo generan empleos de medio y bajo nivel, mientras tienen contrato, pagan impuestos en otros estados, se van y el ciclo se viene repitiendo desde hace años.

La entidad necesita toda la ayuda política y económica posible, sin duda, pero a menos que se fortalezcan las vocaciones productivas con potencial de mercado, con la respectiva formación de emprendedores, Tabasco seguirá siendo un estado explotado en sus recursos primarios, sin posibilidad de un futuro competitivo.

Te puede interesar

Advertisement