web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

El fin de los chayoteros

A partir de que en la pandemia, Borolas contrató al Chicharito, Thalía y Derbéz para lanzar fake news, se puede afirmar que, ahora sí, llegó el fin de los chayoteros. Ello es así porque ya le quedó claro a Borolas y sus financiadores como Claudio X Gonzalez que Loret, López Dóriga, Dresser o Chumel Torres ya nomás no tienen ningún ápice de credibilidad. Todo lo que dicen o escriben es, casi de inmediato, rechazado por los mexicanos. Vaya, no les creen ni en sus casas y menos en sus medios. Antes, todos estos chayoteros se vendían como la última Coca del desierto, y les decían a Presidentes y gobernadores que podían “manipular” la opinión pública nacional. Estas amenazas son las que los encumbraron para cobrar una verdadera millonada. Pero esto sencillamente se acabó. La 4T los fulminó, y aunque Borolas y los millonarios los sostuvieron un año, ahora ya los cambiaron.

La nueva estrategia es contratar a reales celebridades, como futbolistas, artistas de telenovelas o cantantes con millones de seguidores no solo en México, sino Latinoamérica. Esta es una estrategia mucho más cara pero mucho más eficaz porque nadie puede negar que el Chicharito, Thalía y Derbez sí tienen millones de reales fans. A pesar que digan obvias mentiras y manipulaciones sobre AMLO y la 4T, estos golpes son más duros, porque los escuchan y los replican sus millones de seguidores. Por eso AMLO ya ha empezado a señalar que vienen más golpes de famosos a la 4T, en una evolución de la guerra sucia, donde los chayoteros se quedaron abajo en la cadena alimenticia y ahora Borolas y sus financiadores van a contratar a celebridades para ir a la guerra con las benditas redes sociales.

Esta es una evolución, que será sin duda mucho más intensa que con la comentocracia. Los ataques de Derbez, Thalía y Chicharito vaya que se han viralizado, pero también ellos han sufrido por igual de críticas similar a cuando enfrentan escándalos familiares. Así que llegó un nuevo rival a las benditas redes sociales.

Te puede interesar

Columnistas

Columnistas