Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

El feminismo de moda

Una vez más, los disturbios en las manifestaciones feministas se harán presentes el día de hoy, convirtiendo los encabezados de diversos medios de comunicación en morbo represivo; donde la esencia del movimiento se perdió por completo.

En redes sociales se manejará la versión de una supuesta “represión” de parte de los elementos de seguridad (compuesto en su totalidad por mujeres) sin embargo habrá testigos presenciales.

Videos virales inundarán las redes, mostrarán la manera tan absurda en la que decenas de mujeres amedrentan y amenazan a groserías a las policías, quienes en vez de responder sus agresiones se esconderán detrás de otras compañeras; hasta que diversas bombas molotov lesionen a diversas personas.

Los actos de provocación y violencia se han convertido en la verdadera oposición del país donde diversos detractores de la 4T se cuelgan de estas movilizaciones para hacerle creer a todos los mexicanos que la represión de parte del estado es constante cuando la realidad es completamente distinta.

El movimiento feminista en México sigue careciendo de estatutos legales y peso en sus propuestas, donde diversas mujeres creen que salir a romper todo lo que se encuentren en su paso es la mejor manera de poder exponer y exigir sus derechos cuando lo único que están propiciando es dividir el movimiento desde sus entrañas.

Sigo insistiendo en que las autoridades bien podrían hacer una investigación sobre los recursos que se usan para activar estas movilizaciones pues diversas chicas que están en esos grupos han recibido incentivos económicos por convocar a otras chicas que se atrevan a marchar en diversas calles de la ciudad.

Hace unos meses me enteré de diversas agencias de publicidad “de medio pelo” que pagaban justo para poder convocar a diversas chicas sin explicarles que tendrían que marchar encapuchadas y dos de ellas me confesaron cómo son esos movimientos pagados.

Comparto y defiendo las ideas y derechos por los cuales pelean diversas mujeres en las calles de la ciudad pero no comparto en lo más mínimo los destrozos que cometen usando de pretexto su movimiento.

Te puede interesar

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Advertisement