Conecta con nosotros
236 vistas -

El Tabasqueño

El fantasma del desánimo

Publicada

en

  • 45 años sin un modelo de desarrollo constante
  • Plátano, copra, cacao, petróleo: economías de enclave

 

Un fantasma recorre Tabasco: el fantasma del desánimo. A pesar de que el estado vive momentos irrepetibles, en los que el apoyo presidencial está por todos lados en forma de refinería, puentes, parques, mercados, plazas y malecones, el desconsuelo se respira por todos lados, producto del abandono brutal que ha vivido esta tierra en su historia, acentuado con la modernidad, en los últimos 45 años.

• Para ponerle un número al desconsuelo, sobraría decir que del 2019 al cierre del 2021 Tabasco sufrió una disminución de 38.93 por ciento en el número de establecimientos comerciales, lo que significa que en el estado cerraron 28 mil 324 negocios, según arroja el Estudio sobre la Demografía de los Negocios (EDN) 2021, del INEGI. Coparmex estima por su parte que más de 10 mil establecimientos se perdieron durante la pandemia por Covid-19.

• Para darnos otra idea del abismo en el que nos encontramos, baste decir que hoy ningún productor tabasqueño se encuentra en condiciones de competir con los industriales yucatecos o norteños, los cuales nos proveen prácticamente de todo, debido al fracaso del Plan Balancán-Tenosique y del Plan Chontalpa, pensados como los graneros del país, pero hoy abandonados igual que la copra y el cacao.

• Para ilustrar el desánimo sólo hay que recorrer Villahermosa y observar las condiciones en que se encuentran sus calles, con enormes hoyancos, los parques entre la maleza, los edificios, plazas y locales cerrados a falta de a quien rentar o abiertos pero sin clientes. A esa tristeza, esta semana se le sumaron dos noticias: la demolición del Palacio de los Deportes, debido a que su uso se volvió peligroso por la falta de mantenimiento de años y también el cierre del palenque que por las mismas causas tendrá que ser intervenido.

• Hoy Tabasco, tras la desmesurada expectativa que creó el boom petrolero que duró 20 años, tiene una sociedad en pobreza y un gobierno igualmente pobre, sin márgenes de maniobra, con una burocracia obesa derivada de la falta de empleos en sectores productivos, así como recurrentes déficits presupuestales que le han dejado hoyos financieros de administración en administración.

Los últimos 45 años han sido de un crecimiento discontinuo, interrumpido para Tabasco. Con modelos de desarrollo económico propios que nunca lograron extenderse porque quebraron debido a los malos manejos de las oligarquías en el caso de la copra, que se apoderaron del control de la venta y producción y de líderes cooperativistas que defraudaron a cacaoteros y ganaderos.

El mismo petróleo, que en distintas etapas ha entrado en crisis por el vaivén internacional de sus precios o por reformas como la de Peña Nieto que paralizaron la inversión petrolera durante años, han mantenido el desarrollo económico de Tabasco en una eterna rueda de la fortuna sin una variable estable ascendente.

Por su geografía y riqueza natural, Tabasco —desde la época de la colonia en el siglo XVII— siempre ha sido considerada como una tierra de extracción de riqueza, situación que hasta el día de hoy se mantiene con el petróleo. Fertilidad que al ser considerada materia de exportación, nunca desarrolló un mercado para su industrialización o comercialización local.

Así ocurrió con las maderas preciosas tropicales que eran cortadas para ser llevadas a España, Francia e Inglaterra. Tabasco, al igual que Campeche y Yucatán fue región proveedora del «palo de tinte», «palo negro» o «palo ek’» tan codiciado en Europa para ser parte de su industria textil, que se encontraba en su apogeo y seguía creciendo.

Según el profesor Othón Baños Ramírez, en su libro «Globalización y cambio social en la península de Yucatán. Una aproximación sociohistórica», la exportación del palo de tinte a manos de corsarios que «[lo] llevaban a la isla de Jamaica, que era un bastión de los ingleses, y de ahí era transportada hacia Inglaterra», donde a los troncos se les extraía la hematoxilina, un colorante altamente demandado por su buena calidad y eficacia para aplicar en lana y algodón. «Los piratas se encargaron de explotar este recurso por casi 150 años, hasta que las autoridades españolas los obligaron a retirarse».

Mas tarde, de 1890 y hasta 1940, en Tabasco se desarrolló una nueva economía de enclave con el plátano, que para 1899 ya tenía instalada en el estado a la empresa multinacional estadounidense United Fruit Company que se encargaba de la explotación y exportación del «Oro verde», debido a que la cosecha del plátano en México se introdujo en la entidad, donde las primeras exportaciones se registraron desde 1906, llevando al país a ser en 1937 la primera nación exportadora de plátano en el mundo, de acuerdo con la Asociación de Productores de Plátano de Teapa.

Sin embargo hasta el día de hoy la producción de plátano sigue considerándose un enclave, esto es, un modelo económico de extracción, donde, en un mercado globalizado el 100 por ciento de la producción es destinada a la exportación sin integrarse en el mercado local, generando empleos de mala calidad sin desarrollar una industria horizontal que impulse riqueza más allá de a los exportadores.

Igualmente la extracción de copra y cacao entraron, durante su época de auge, como productos de enclave que no lograron consolidar un modelo de desarrollo local que hiciera crecer su industrialización localmente y con ello generar mayor riqueza. Muy al contrario, la ganadería —introducida al estado con un alto costo ambiental, pues se arrasaron miles de hectáreas de árboles frutales y de maderas para crear extensas llanuras donde pastara el ganado— le dio al estado un modelo de desarrollo propio que para 1977 era considerado por el gobernador Leandro Rovirosa Wade como un proceso de «ganaderización» del estado, pues su valor anual de producción era de 1,300 hectáreas.

Gracias a la ganadería local, el 25 por ciento de la carne de res que se consumía en la Ciudad de México en aquella época, era producida en Tabasco, un hito nacional para el estado. Después vendrían el frigorífico, ultralácteos y con ello una serie de productos que se comercializaron en supermercados de Tabasco y todo el país, como la carne selecta y la leche Unión, sin embargo, una vez más, los malos manejos de sus líderes y la complicidad con gobiernos los llevaron a la quiebra.

Lamentablemente la economía de enclave, como lo es el petróleo, que se exporta al mundo y que solo deja contaminación y daños, así como una derrama por la exploración y salarios, han dominado el desarrollo del estado. Extracción y más extracción de riqueza, dejando algunas ganancias políticas en las negociaciones presupuestales, pero no permanentes y siempre a decisión de las administraciones federales en turno. Habrá que esperar, ahora que se ha construido una refinería, si la industrialización del petróleo atraerá más industrias que generen una horizontalidad y multipliquen los empleos fijos y de calidad.

Como apunte final a este contexto histórico, habría que agregar que fue hasta 1958 que el estado se conectó con el resto del país con la carretera del Golfo, pero no obstante, fue hasta la década de los 70’s que la entidad se incorpora económicamente a la Federación gracias al boom petrolero. Hasta antes de estos dos momentos, Tabasco fue un archipiélago, en el que cada municipio era una isla, que al paso de los años se fueron conectando a través de puentes.

Debido a la extensión del artículo propongo, estimado lector, que en una siguiente entrega procedamos al diagnóstico que todo lo arriba mencionado ha influido en la situación actual que vive nuestro estado. Cómo la corrupción y los pésimos desempeños gubernamentales impidieron aprovechar las bonanzas presupuestales que dejó el petróleo. En concreto: hoy exploramos qué frenó el desarrollo económico de Tabasco y la próxima semana abordaremos que tendría que hacer el gobierno para detonarlo y acabar con ese fantasma de la languidez.

 

«La condición esencial de la felicidad

del ser humano

es el trabajo» (LEÓN TOLSTOI)

 

SÍGUENOS:

En Twitter: @HectorTapia_

En Facebook: EltabasquenoMx

Escríbeme: [email protected]

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia