Conecta con nosotros

Astillero

El excluido, el porfiado y el mAlito

Publicada

en

237 Visitas

 

  • MONREAL, ¿EN RUTA DE SALIDA? ● MUÑOZ LEDO, REITERATIVO ● MORENO, CON EXLÍDERES DEL PRI

Al día siguiente de la sesión VIP de corcholatas en Toluca, el excluido Ricardo Monreal Ávila aprovechó la expectativa mediática respecto a su ausencia dominical para hacer declaraciones que trazan de manera más sugestiva su aparentemente inevitable ruta de salida.

El zacatecano abrió fuego retórico sin mucha consideración, con lo cual provocó en la Suprema Voluntad (SupreVol) enojos políticos que difícilmente le serán perdonados, si es que en el ánimo palaciego hubiera cabida para algún tipo de benevolencias con aquel a quien se tilda de traidor.

Dijo, ni más ni menos, que con el acto de domingo en la capital del Estado de México se estarían realizando actos adelantados de campaña electoral, los cuales podrían ser castigados, aunque rechazó que él personalmente fuese a solicitar alguna acción contra los infractores.

En su trayecto, que en apariencia no tiene reversa, Monreal advirtió: “Si hay exclusión en el partido, pues habrá división al final aunque se simule, y aunque se lleven miles y miles de personas a actos que previamente fueron seleccionados por los aspirantes”.

Relató haber visto “camiones, espectaculares, letreros, playeras, todo un operativo que nadie puede negar que sean actos anticipados de campaña” y lanzó un mensaje a las máximas alturas: “desde el poder se pueden construir artificialmente candidaturas”, sin embargo, ellas serán “endebles y caprichosas”.

Parte de la discusión del día se centró en la invitación que se habría hecho llegar o no a Monreal para el acto del domingo y en qué términos se habría realizado. Claudia Sheinbaum, la Fidelísima, aseguró brevemente que sí se había invitado al zacatecano, pero este precisó que no se le convocó al desayuno de toda la plana mayor en Toluca y solo se le avisó que él y los demás senadores estaban convidados a presentarse en la plaza de referencia a las once de la mañana.

Cierto es que se le invitó, según las versiones disponibles, pero con modos propicios para que no asistiera. En política, se ha dicho de manera reiterada, forma es fondo. El propio presidente López Obrador dijo en su conferencia mañanera que debería invitarse a todos los aspirantes, sin pronunciar “Ricardo Monreal” e incluso saltándose otra invocación de periodistas, esta en cuanto a otro innombrable, Gerardo Fernández Noroña.

A las andadas declarativas regresó el porfiado Porfirio con un capítulo reiterativo de su más reciente alegato de escándalo: la narcopolítica, las narcoelecciones y el apoyo del crimen organizado a Morena y sus candidatos. Ruido siempre ha de meter una declaración de tal calibre, así que Muñoz Ledo parece dispuesto a insistir en tal formulación que de inmediato es reproducida con entusiasmo por los medios convencionales de comunicación.

Y, en otra pista de la Gran Carpa México, Alito, transmutado de Amlito a Malito, se alistaba para recibir este martes a expresidentes del comité nacional del Partido Revolucionario Institucional, los cuales mediante comunicado público expresaron preocupación por los complicados momentos que vive esa organización, con algunos de esos ex dando declaraciones fuertes en cuanto a tópicos relacionados con el actual dirigente, Moreno Castañeda, que parece atrapado y sin salida, aunque el jefe empresarial de la X. pretende mantener lo más posible la imagen de la unidad de la triada decadente, PAN, PRD y PRI.

Además de las audiograbaciones tan descriptivas de su estilo personal de enriquecerse y ejercer el poder, Alito Moreno ha ido tomando decisiones que hoy le objetan personajes de élite del partido tricolor, en particular el osado anuncio de la “moratoria constitucional”, contra la cual se han manifestado expresamente Claudia Ruiz Massieu Salinas de Gortari y Miguel Ángel Osorio Chong, miembros de la reducida bancada de senadores priistas. ¡Hasta mañana!

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia