Connect with us

Hola, que estas buscando?

Columnistas

El discreto encanto de la pendejez

El plan fue meticulosamente trazado por Roberto Madrazo. Mientras bromeaba con Mefístofeles y Maquiavelo en la sala de su casa, en un rincón, Federico, su hijo, magnífico muchacho, sonreía al ver los desfiguros de su padre. No era malo el proyecto de Roberto. Al desaparecer el PRI en este 2021, las dos únicas fuerzas en el 2024 serían quizá MORENA y el PVEM.

Esta última franquicia fue comprada por él para Federico. Obviamente, “Pico”, el muchacho de los ojos tristes, según la letra del español Manuel Alejandro, sería el candidato a la gubernatura del estado.

Pero se excedió golpeando a su enemigo y paisano Andrés Manuel López Obrador. Un periodista de bastante peso, Álvaro Delgado, descubrió una puntita de la hebra y esta enseñó el nalgatorio de Roberto Madrazo como propietario de LATINUS, la empresa que golpea a través de dos payasos al presidente. Obviamente, Madrazo fue balconeado mundialmente.

Le echa todas las culpas de LATINUS a Pico y su yerno. Que él solo les avienta aire con la toalla. Obviamente, conociendo a Pico Madrazo, un muchacho a toda madre, éste no le entraría a estos excesos sin los consejos de su padre. Su padre, ¡es un reverendo diablo! Que cara dura se vio: “yo no fui, fue Teté”, nadie se lo cree.

Es una lástima pero Roberto le está acomodando una soberana madriza a la carrera política de su hijo. Aquí hago un paréntesis para volver a decirle: ¿Ya vio usted como la política no se nos da a los tabasqueños? Si Roberto Madrazo comete pendejadas de este jaez, su fama de buen político se derrumba.

En otro escenario, ¿por qué golpeó salvajemente al ISSET que dirige Fernando Mayans? Porque Madrazo nunca ha amado a este pequeño girón de la patria. Si él no es el dueño de LATINUS, ¿está culpando a su propio hijo de golpear una institución como el ISSET, solo para sacar raja de sus negocios “medicinales” que perdió?

La aclaración del periodista Álvaro Delgado sólo encumbró más a Andrés Manuel. Y a Madrazo lo deja como un tipo de doble moral…

Te puede interesar

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Advertisement