web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
ALEXIS MARTÍNEZ

El Covid le dio con todo durante 5 días; su juventud lo salvó

“En su casa primero se contagió su hermano; todo empezó con una gripe y nadie de la familia optó por aislarse”.

CDMX.- Alexis Martínez es un es­tudiante universitario de 25 años de edad, quien habita en Ecate­pec, Estado de México, uno de los municipios con mayor contagio de Covid.

Narró a Grupo Cantón que en su casa el primero que se con­tagió de Covid fue su hermano, pero como todo empezó con una gripe y dolor de cuerpo, nadie de la familia optó por aislarse, pues siguió conviviendo con toda nor­malidad.

Sin embargo, a los seis días de que su hermano estaba en cama y aislado, él cayó en las garras del Covid y empezó con los síntomas.

Señala que el Covid está por donde sea y las personas pueden ‘pescarlo’ sin que se den cuenta, pero con consecuencias fatales para su estado de salud y sus bol­sillos.

Advierte que hay ocasiones que por la premura del tiempo o por la gravedad del contagia­do, hay que enfrentar al virus en casa, con recursos económicos propios.

 

¿Cuándo empezaste con los síntomas?

Todo inició en los primeros días de julio cuando empecé a sentir dolores que jamás había sentido en todas las articulaciones, y en la medida en que pasaba el tiem­po empeoraban.

 

¿Qué pasó después?

En la medida en que pasaban los días mi salud empeoraba, pues las medicinas que me recetaron, Paracetamol y otras, no me ha­cían efecto.

Pero la juventud me ayudó a salir adelante, aun con las tem­peraturas por arriba de 38 grados que me daban, acompañadas por una gran sudoración.

 

¿Todo el tiempo enfrentaste al Covid-19 en su casa?

Así fue, porque mi mamá es en­fermera y se asesoró con amigos que sabían de medicina.

Sus consejos me ayudaron para cuidarme y darme la me­dicina que me hacía falta para mitigar los dolores.

Los dolores los sufrí los primeros cinco días, porque después fueron disminuyen­do y las medicinas que ingería me hacían cada vez más efec­to, sobre todo para bajar la fiebre y dolor de cabeza.

Tomé muchos líquidos para no sufrir deshidratación.

 

¿Alguien de tu familia tam­bién se contagió?

Sí, mi hermano y dos tíos más, y se vieron muy mal, porque son de la tercera edad; sin embargo uno de ellos que tenía una enfermedad cróni­ca perdió la vida.

 

¿Antes que te contagiaras creías en el virus?

Claro que sí, observé cómo conocidos y familiares se en­fermaron y perdieron la vida en cuestión de días.

Lamentablemente otras per­sonas tienen que padecer la en­fermedad para creer y la verdad eso no se le desea a nadie, porque estar con este tipo de enferme­dad es terrible, porque estás solo, no puedes ni platicar, ya que lo único que quieres es sanar y no volverte a contagiar.

 

¿Sufriste algún rechazo por te­ner Covid?

No, para nada, al contrario tuve solidaridad de muchos de mis amigos.

Querían ir a visitarme a mi casa, pero sabían que por recomenda­ción médica tenía que mantener­me aislado por lo menos 14 días para que despareciera el virus.

Después tendremos tiempo para vernos de forma presencial para saludarnos y tomarnos un refresco o café para contar todo lo que ha pasado durante el en­cierro en nuestras casas.

 

¿Quedaste con alguna secue­la después de que superaste el Covid-19?.

Afortunadamente no. Yo creo que porque solo me azotó duran­te cinco días, y no es por presu­mir, pero soy un joven sano y eso me ayudó a salir adelante.

Han pasado los días y no siento ninguna secuela, espero que así siga en los próximos días, sin em­bargo hay que seguir cuidándo­nos porque los contagios siguen.

Ahora mucha gente ya anda en la calle, la mayoría porque tie­ne que salir a trabajar, pero otras no tienen porqué hacerlo.

Pero hay tanta irresponsa­bilidad que no entienden hasta que les pasa y la verdad a nadie le desearía que pasara por esta pesadilla.

Hay gente que no sabe ni a lo que se expone. He visto cómo muchas personas que ni siquie­ra utilizan cubre bocas, andan como si nada.

Eso aparte de que es peligroso es una irresponsabilidad, porque el Covid-19 sí existe y prueba de ello es que están llenos los hospi­tales de pacientes con esa enfer­medad.