web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

El Comején

¡LO BUENO Y LO MALO DE LA SEMANA!

 

¡Qué bueno! que vino a Tabasco el secretario de Hacienda Arturo Herrera y aseguró que gracias a la refinería de Dos Bocas, Tabasco es el segundo estado en recuperar todos los empleos perdidos por la pandemia; ¡Qué malo! que luego fue al mercado y se comió ¡dos platos de lengua! Porque solo en la imaginación es que hemos recuperado esos empleos. ¡Qué bueno! que la secretaría de salud llame a no organizar reuniones familiares o asistir a fiestas, pues existe riesgo de rebrotes por covid-19; ¡Qué malo! que el mismo gobierno federal, con anuencia del estatal y municipal, provoque que se aglomeren los damnificados para recibir los vales. ¡Qué bueno! que el director jurídico del gobierno, Guillermo del Rivero señaló que Chelalo Beltrán ataca con mentiras porque está frustrado; ¡Qué malo! que todo lo que dijo Chelalo, hasta el momento es verdad. ¡Qué bueno! que AMLO estuvo en Tabasco, aunque solo fue a la refinería de Dos Bocas, que seguirá el censo para ayudar a damnificados y que habrá nuevo manejo de presas para evitar inundaciones; ¡Que malo! que Adán y May habían dicho que ya había acabado el censo, que no estuvo con los inundados para escuchar sus reclamos y que ojalá ¡el adiós a las inundaciones! no quede solo en anuncio; ¡Qué peor! si no indemnizan a los afectados. ¡Qué bueno! que AMLO dijo que no hace falta que se movilicen, que protesten, que tomen las carreteras, eso era antes, cuando el gobierno no atendía al pueblo; ¡Qué malo! que dejaron muchas comunidades sin censar y que a varios, aún con folios, no les pagaron. ¡Qué bueno! que el PRI arrasó en las elecciones de Coahuila e Hidalgo; ¡Qué malo! si Morena no pone a remojar las barbas de Noroña en Tabasco. ¡Qué bueno! que AMLO está en desacuerdo con su hermano, que pide cárcel para quien lo balconeó recibiendo lana; ¡Que malo! porque su carnal no debería decir ¡ni Pío! ¡Qué bueno! que el gobernador y el titular de CFE aseguran tener una buena relación; ¡Que malo! hubiera sido si no la tuvieran ¡ya nos hubieran ahogado a todos los chocos! ¡Qué bueno! que se descompuso el reloj floral, deberían dejarlo así, nadie lo pela; ¡Qué malo! que ya Evaristo se frota las manos inventando una millonaria reparación.

Te puede interesar

Advertisement