Síguenos

¿Qué estás buscando?

De vuelta al agua, familias completas han vuelto a sus casas anegadas esperando ser censados por personal de Bienestar.

Balancán

El censo ‘ancla’ a los damnificados

Ante la llegada de los servidores de la nación se han regresad a meter a sus casa en el agua en espera de los vales.

BALANCÁN.- La llegada de los fun­cionarios federales conocidos co­mo “servidores de la nación” ancló prácticamente a toda la comunidad de Nezahualcóyotl (Santa Ana), en espera de que fueran entrevistados, agregados al censo y recibir el folio que les hará acreedores de los 8 mil pesos en efectivo y los 10 mil 500 en vales para enceres domésticos, se­gún el caso.

Desde las nueve de la mañana, poco más de una decena de traba­jadores de “Sembrando Vida” lle­garon a esta comunidad ubicada a unos 24 kilómetros al sur de la ca­becera municipal y orillas del río Usumacinta, en donde, literalmen­te, encontraron a todos en el agua.

En esta comunidad, existen un total de siete refugios temporales en donde se encuentran alrededor de 20 familias albergadas, algunas, desde hace dos semanas cuando co­menzó el agua del río a meterse a la pequeña comunidad de unos 1300 habitantes.

Aun entre en agua, ya que el Usumacinta- no perdona, los luga­reños reciben a los lancheros con mucha alegría, pues hay hambre y sed. Y también la esperanza de que arribe el personal de Bienestar para hacerles la entrega de los anhelados apoyos federales.

“Aquí enfrentamos a las serpien­tes, tarantulas y otras alimañana venenosas que entran hasta los es­pacios secos de nuestras viciendas, pues arriesgamos aún el pellejo, si no es por agua es por los animales venenosos”, señaló don Abigail Es­pinosa Martínez de 66 años.

Te puede interesar

Advertisement