Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

El anhelo de la eternidad

Piense en algún momento de su vi­da en que haya anhelado profunda­mente algo. Tal vez deseaba vivir en otro lugar; se sentía insatisfecho en su empleo, en sus estudios; o tal vez deseaba tener otro tipo de vida con otras oportunidades.

En el ser humano existe una ca­racterística innata, el anhelo de in­mortalidad. Toda persona desea en el fondo de su corazón, que su vida dure para siempre.

De ahí que en este tiempo, en que esta pandemia parece arrinconar­nos, inevitablemente miramos la posibilidad de la muerte con mucha preocupación y temor.

Ahora mientras contempla sus anhelos profundos, tenga en cuenta las palabras de Dios al profeta Isaías: “Inclinad vuestro oído, y venid a mí; oíd, y vivirá vuestra alma; y haré con vosotros pacto eterno”. El Señor nos llama a todos a la vida eterna en Él.

Y en la lectura del evangelio de Juan, Jesús dice: “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida”. Así que la esperanza de vida eterna en el Reino de los Cielos, continúa hoy.

Te puede interesar

Advertisement