Connect with us

Hola, que estas buscando?

Luis Roberto Alves, el máximo anotador en la historia del Clásico Nacional para las Águilas.

100% Deportes

El América es el equipo mamón: Zague

Luis Roberto Alves asegura que la visión de los dueños de las Águilas fue ser la contra del club más mexicano, las chivas.

RODRIGO MOJICA

GRUPO CANTÓN

 

CIUDAD DE MÉXICO.- El Más Grande, Las Poderosas, El Más Odiado, Las Gloriosas, esos adjeti­vos que hablan de presunción, de estar arriba, de mirar por encima del hombro, son precisamente los que a lo largo de los años le han dado identidad al equipo que sur­gió como antagónico en el futbol mexicano.

En los tiempos en que Chivas era el Campeonísimo, el héroe del pueblo, siempre ondeando la bandera de la mexicanidad, apareció el mamila América, el adinerado, el bonito, el que traía a los jugadores con el rostro afilado.

Luis Roberto Alves, el máximo anotador en la historia del Clásico Nacional para las Águilas, con diez tantos en Liga y dos en Copa, co­mo parte de la historia americanis­ta, habla en entrevista con Grupo Cantón de esa naturaleza que co­locó en otro nicho al milloneta.

“Desde cómo fue gestado el América, en el momento en que cae en las manos de un hombre vi­sionario, de una persona tan impor­tante, el que sembró los pilares de ese emporio que hoy en día es Te­levisa, y lo que es el club, el señor Emilio Azcárraga Milmo, él gestó al América; de hecho, mi padre (José Alves) ahí tiene una participación fundamental y protagonista”.

“Así fue creado el América, así fue concebido, para ser el cuadro, en aquel entonces, que siempre fue descrito como el famoso mi­llonario, como los millonetas, con caricaturas de personajes con ca­beza de mundo, usando som­brero, smoking, con la CA en el frente, siempre elegante; entonces, a partir de ahí, ya se empezaba a generar esa con­dición, ese sentimiento de ser los fresones, los mamones, los creídos, los que tenían la la­na, contra un Guadalajara del pueblo”, asevera.

RUMBO A LA IDOLATRÍA

Zaguinho, exacto para lo que representa el americanismo, un tipo larguirucho, de zurda pro­digiosa, amado y odiado nos habla del duelo que lo llevó a ser un referente crema.

“Mi primer Clásico fue el de la bronca (86-87), el Zurdo se decide a ponerme en el se­gundo tiempo, y participo en la jugada: pase filtrado, me tengo confianza, mis clásicas diago­nales para buscar la recepción, patear; Zully Ledesma, porte­ro del Guadalajara, la suelta, el balón sube, se arma como una melé entre Fernando Quirarte y Lalo Bacas, van a disputar el rebote, se caen los dos y em­pieza la bronca, después de to­das las expulsiones, es que lle­ga mi oportunidad como titular, ante Neza hice los dos goles, y eso fue lo que me catapultó”.

Te puede interesar

Advertisement