Conecta con nosotros
330 vistas -

Opinión

El agua y el Tabasco industrial y acuícola

Publicada

en

A consecuencia de la crisis del agua en Monterrey y en el Norte y Centro del país todo, se abre la posibilidad de un impulso industrial en el SurSureste de grandes proporciones, en muy variados sectores de la economía nacional.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador declaró que ya no se darán permisos para construir plantas de producción cervecera en lugares donde no hay suficiente elemento hídrico y, al contrario, se tiene una escasez terrible que afecta a millones de mexicanos en sus actividades diarias más básicas. Lo anterior es solo un botón de muestra de la urgencia de redefinir una nueva cultura del agua, una política integral de su manejo que sea sustentable y de largo plazo, para garantizar su preservación a las generaciones venideras de nuestro querido México. El agua es un asunto de seguridad nacional.

Y Tabasco juega un estratégico papel al poseer cerca del 36% del agua dulce y superficial del territorio nacional. Con datos oficiales de CONAGUA, solo está concesionado el 1.3% del total disponible. Es decir, 660 millones contra más de 45,000 millones de metros cúblicos, en los 17 municipios del Estado. Como Diputado Federal de Morena ya estamos trabajando en una nueva Ley de Aguas que ponga al país en la vanguardia para que el vital líquido sirva al desarrollo de la población y evitar su contaminación y despilfarro en su uso.

Por eso es la gran oportunidad de insdustrializar a Tabasco. Está el ejemplo de las cerveceras o refresqueras o de las fábricas de calzado, bolsas, cinturones de piel que utilizan enormes cantidades de agua y que están en el Bajío o en la Frontera con Estados Unidos. Se están muriendo de sed y agotando los mantos acuíferos. Es momento de invertir en tierras chocas y mirar al Grijalva, al Usumacinta, al Samaria, al San Pedro.

Claro está que nuestro desarrollo no solo deberá ser industrial o energético. Hay que hacer énfasis en lo agropecuario, con plantaciones de plátano, cacao, copra, caña de azúcar, eucalipto y acacias y detonar la acuacultura.

Lo dijo Edgar Garduño, del Consejo Coordinador Empresarial: Tabasco tiene agua y gas para su industrialización. Y yo agrego: el extraordinario talento y la capacidad de trabajo de las tabasqueñas y de los tabasqueños que en poco tiempo podemos revolucionar la producción del campo para producir nuestra alimentación y crear las fuentes de empleo que tanto requerimos.

Pero todo será a partir del aprovechamiento y explotación del agua de manera racional y sustentable. Reconocer que es nuestro mejor elemento de la naturaleza y aliado para brindar bienestar y calidad de vida al pueblo tabasqueño, por los siglos de los siglos.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia