web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Like

Educa a tus hijos sin estresarte

TRATAR CON LOS NIÑOS PUEDE SER DIFÍCIL, PERO SI SABES LA FORMA CORRECTA DE ABORDAR LOS PROBLEMAS TE SERÁ MUCHO MÁS SENCILLO.

Anna Bykova es una madre pe­rezosa. Y no le provoca vergüen­za admitirlo. Además, la psicóloga y autora de varios bestseller está incluso orgullosa de este “título” porque, en su opinión, esto le da al niño la posibilidad del desarrollo de la independencia.

Es cierto que la mujer no está hablando de estar acostada en el sofá todo el día, sino de no querer hacer todo por sí misma.

Por ejemplo, a veces es “dema­siado perezosa” para lavar los pla­tos, pero permite que un niño de siete años lo haga solo para que aprenda la coordinación. Y no im­porta que después haya que secar el agua en el piso y lavar los platos de nuevo, mientras él no lo vea.

PREVENIR BERRINCHES

1 –Sacar de la vista del niño lo que no puede tomar.

2 –Mostrar al niño un nuevo estímulo brillante, ofrecer otra actividad más interesante. Para este caso, siempre tuve conmigo burbujas o un globo que podía comenzar a inflar con urgencia, o pequeños juguetes de cuerda baratos.

Advertisement. Scroll to continue reading.

3 –Las tijeras son un juguete peligroso para un bebé, pero si él realmente quiere jugar con ellas, puede tocarlas bajo la atenta mirada de la madre. Demasiadas prohibiciones ponen nervioso a un niño y limitan su desarrollo.

 

CUANDO NO QUIERE COMER

1 –Si tu hijo “no come nada” durante la comida principal, intenta dejar que coma bocadillos entre las comidas.

2 –Trata de sacar los alimentos con potenciadores de sabor y aromatizantes(Catsup, salsa, mayonesa). Cuando un niño se acostumbra a varios “mejoradores de sabor”, una comida saludable en el kinder comienza a parecerle poco apetecible.

3 –Menos cosas dulces.

Advertisement. Scroll to continue reading.

4 –Caminar más, más actividad física. Esto tendrá un efecto favorable en su apetito.

 

CÓMO CALMAR A UN NIÑO

1 –Desviar la atención.

2 –Calmarlo. Como regla, con el tiempo, cada familia desarrolla su propio ritual para calmar a un niño. Puede ser el mismo poema, cuento de hadas o juego. Por ejemplo, la madre sopla para secar sus lágrimas. O da al niño de beber agua “mágica” que calma.

3 –Ignorar. Si ya has usado todos los demás métodos y no hay peligro para su salud (un ataque epiléptico, un ataque de asma), puedes dejar que el niño llore solo o simplemente ignorar el llanto por un tiempo. No regañar, no encerrar al niño, sino expresar con calma la conclusión: “Probablemente, solo quieres llorar ahora… Cuando te canses de llorar, tú y yo [sugerir algo interesante]”.

Advertisement. Scroll to continue reading.

 

Te puede interesar