Síguenos

¿Qué estás buscando?

Centla

Edificios históricos abandonados dan mala imagen a Frontera

Decenas de casas y edificios antiguos, han sido reconocidos por el INAH como históricos, por lo que no se pueden demoler y representan un peligro para los transeúntes .

CENTLA, TABASCO. Decenas de casas y edificios antiguos, algunos reconocidos por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) como históricos, que se ubican en el primer cuadro de la ciudad de Frontera, lucen abandonados y que se caen a pedazos. No solo representan una mala imagen para los turistas, sino que también representan un peligro para los peatones y vehículos. Además, parte de sus techumbre y paredes se caen a pedazos.

Unos de los edificios más antiguos, que data desde la década de los 50 de siglo pasado, es el de la ex Fábrica de Jabón la Hormiga. Está ubicado sobre la calle Francisco I. Madero entre Reforma y Zaragoza, el cual fue abandonado desde hace más de 20 años y se ha convertido en un peligro para los peatones. Sus paredes están a punto de caer y pueden causar una tragedia, pero el INAH se ha opuesto a que los restos de este edificio sea demolido, pues asegura que es considerado un monumento histórico. Solo se mandaron a tapar los accesos donde se escondían los delincuentes.

Edificios históricos abandonados en Frontera dan mala imagen

 

Unos metros más adelante se encuentran algunas casas y una construcción donde se ubicó en los años 50 del siglo pasado el Banpesca y unas sociedades de cooperativas pesqueras, así como algunos negocios que por la decadencia económica del municipio tuvieron que cerrar sus puertas. Al no darle mantenimiento a los inmuebles, estos se han ido deteriorando y se ha desprendido parte de su estructura.

 

Edificios representan un peligro, dicen vecinos

Sobre la misma Calle Madero, pero al norte, a un costado del Parque Central Quintín Arauz, se ubican unos edificios donde funcionó el siglo pasado un hotel. En el lugar hasta una montaña se está formando en la segunda planta, pues el propietario Carlos Fojaco, ha intentado demoler la planta alta, pero el INAH no lo ha dejado. En la parte baja algunos comerciantes se lo rentan, pero como no se le da mantenimiento, además de dar mala imagen, es un peligro para los peatones y vehículos que pasan por el lugar.

 

Sobre la Calle Morelos entre Madero y Juárez, se encuentra otro edificio de principios de siglo pasado, que representa un peligro para los vecinos. Las paredes cuando hay vientos fuertes se mesen. El INAH por considerarlo un monumento histórico no ha dejado derrumbarlo.

Estos son algunos de muchos edificios que causan una mala imagen para la ciudad por su notable deterioro.

 

Con información de Neftalí Ortiz.

TE PUEDE INTERESAR: Ríos y lagunas no obstaculizan la entrega de enseres domésticos en Centla

tabascohoy.com

Te puede interesar

Advertisement