Conecta con nosotros

MAÑANERA …CON LUPA

Ecos de las Conferencias

Publicada

en

198 Visitas

“Abrazos no balazos”, de ninguna manera significa impunidad ni otorgar manga ancha al crimen o que el daño causado a miles de familias sea ignorado.

El mensaje presidencial es muy claro aunque muchos lo tergiversen: NO puede llegarse a la paz mientras la única respuesta sea atacar con fuerza bruta, desdeñando labores de inteligencia policial y otros mecanismos.

Por supuesto, no se está abandonando a la sociedad, cada 20 días se informa de incautación, detenciones, imputaciones y vinculaciones a proceso, por delitos del orden federal (fuero común es tarea de los estados)

Quienes desde los medios, los partidos o algún organismo contrario al gobierno, intentan hacer creer que por ese “abrazos no balazos” AMLO pactó con los grupos delincuenciales, no sólo insulta la inteligencia de millones de mexicanos sino ofende la memoria y el trabajo de las fuerzas policiaco-militares que han perdido la vida o resultado heridos en enfrentamientos con los primeros.

Otra andanada provino cuando el presidente se ha referido a “un sector de la clase media aspiracionista, que quiere ser como los de arriba y encaramarse lo más que se pueda, sin escrúpulos morales de ninguna índole”.

Con todo descaro y total deshonestidad, sus adversarios mediáticos y políticos omiten el término “un sector”, puntualizado por AMLO, con el propósito de poner en su contra a toda la clase media de México.

Lo que reprueba NO es el aspiracionismo como tal, sino ese aspiracionismo vulgar que incluye al burócrata de mediano o alto nivel que con tal de “trepar” y hacerse rico rápido, desvía fondos públicos o el pequeño y mediano seudo empresario que trafica con influencias u otorga dádivas para beneficiarse con contratos públicos que no cumple para después, tanto ellos como sus familias, pasearse presumiendo alcurnias y posiciones sociales producto del robo, la trampa y el engaño.

A ese sector clase se refiere AMLO. Quienes trabajan decentemente y hacen fortuna de ese modo, no se apunten ni se ofendan.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia