Conecta con nosotros

Vector X

Echeverría, minuto de silencio y el cambio

Publicada

en

189 Visitas

En la Universidad Nicolaita de Morelia, Luis Echeverría Álvarez vivió uno de los episodios más intensos en su ruta hacia la presidencia de la república. Fresca la memoria del 2 de octubre de 1968, Echeverría aceptó el desafío de ir a esa universidad como candidato. Después de escuchar los airados reclamos de estudiantes, no sabía cómo dirigirse a los reunidos en la plaza.

A lo lejos vio unas fotografías de Fidel Castro y del Che Guevara, y eso motivó su exordio: “Aquí, donde estudió el padre de la patria, Miguel Hidalgo, aquí en la tierra de Morelos, el Siervo de la Nación, aquí en la tierra de Melchor Ocampo, el gran ideólogo de la Reforma, aquí en la tierra de Lázaro Cárdenas… no hay que pedir héroes prestados”.

De pronto, un muchacho arengó “¡un minuto de silencio por los muertos de Tlatelolco!” y Echeverría respondió: “Un minuto de silencio por los estudiantes y los militares muertos en Tlatelolco”. Ello provocó la ira del ejército. El presidente Gustavo Díaz Ordaz recibió una enérgica queja del General Marcelino García Barragán, secretario de la defensa Nacional.

Dos horas después, a Echeverría le notificaron, presuntamente Fernando Gutiérrez Barrios, que debía acuartelarse “porque a lo mejor hay cambio de candidato”. Superó esa crisis, pero vino otra. Meses después, Echeverría marcó distancia de Díaz Ordaz quien en un arrebato le dijo a Emilio Martínez Manatou, presidente del PRI: “¿Qué dice tu pinche candidato? Anda diciendo que va a haber cambio. Está desatado, habla de todo, insiste que habrá cambios, pero no dice hacia dónde, no sabe con qué va a sustituir el sistema. Se va a la chingada. Vamos a enfermar a este cabrón y se va a enfermar de deveras.

Desde esa ocasión, sólo a Colosio se le ocurrió volver a hablar de cambio siendo candidato del partido en el poder. ¿Alguien se anota?

LA MORRALLA

Dos buenas para el periodismo. Una, el Ifortab que dirige Rubén Carrillo y la Asociación Tabasqueña de Periodistas firmaron un convenio de colaboración para capacitar a los comunicadores en diversas especialidades. Y dos, el pasado fin de semana, se renovó la delegación de la ATP en Emiliano Zapata. Existe entusiasmo en el gremio por avanzar pese a las adversidades, ¡ánimo! *** Hasta el jueves.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia