Connect with us

Hola, que estas buscando?

Intimidaciones y amenazas ejercidas por los agresores, mantienen en el anonimato cientos de casos de violencia intrafamiliar.

Seguridad

Durmiendo con el enemigo

Infinidad de tabasqueñas, han sufrido el aumento de violencia intrafamiliar debido a problemas económicos, agudizados por el confinamiento por Covid-19.

José Ángel Castro
Grupo Cantón

Gudelia, aparte de ama de casa, también trabajaba como comerciante, pero la pandemia además de confinarla en su vivienda de Buenavista cuarta sección, la dejó sin empleo y soportando a su esposo Jorge “N”, quien incrementó sus niveles de violencia ante los problemas económicos en la familia, los gritos, amenazas, llevaron a los golpes y la agresión con un cuchillo.

Así como Gudelia de apenas 32 años de edad, cientos de mujeres quedaron vulnerables ante la violencia por sus esposos, novios o concubinos, de acuerdo a cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) en Tabasco en promedio diariamente se recibieron 17 denuncias por violencia familiar durante el 2020.

CIFRAS

El organismo federal reveló al cierre del ciclo pasado, que en este rubro, la incidencia descendió casi en un diez por ciento en relación al 2019, año en que las autoridades estatales reportaron 7 mil 215 denuncias, contra las 6 mil 105 del 2020, mientras que el primer bimestre del 2021, las carpetas de investigación oscilan en los Mil 105.

De acuerdo a las estadística del sistema nacional, durante el 2019 la entidad ocupaba el número 13 a nivel nacional en cuanto a violencia familiar se refiere, para el 2020, año en que la pandemia confinó al mundo, contrario a los reportes diarios de mayor violencia en el seno familiar, Tabasco descendió un lugar y llegó al número 14, solo por debajo de Tamaulipas y Oaxaca.

TEMA DIFÍCIL

Expertos en el área de Psicología de la Fiscalía General del Estado, consultados por esta casa editorial, manifestaron que el tema es difícil de identificar, pues generalmente los agresores suelen ser a los ojos del entorno social de las víctimas, donde el individuo llega a ser cariñoso, hasta con familiares sin levantar mayores sospechas en algunos casos.

“Algunos de los comportamientos, que pueden ser indicios de un agresor, son el remarcar constantemente los errores de la pareja, celos de las amistades, impiden o disuaden para que no vea a familiares o amigos, humillan para que la pareja se sienta avergonzada, intentan mantener el control de la economía del hogar y llegan hasta controlar todas las salidas de su cónyugue”.

Te puede interesar

Advertisement