web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Duelo en los niños

El perder a un ser querido nos genera angustia, triste­za y dolor, también la preocupación de hablar con los niños sobre ello y que en muchas familias sigue sien­do un tabú. Pero hay que considerar que se debe evi­tar que los menores generen sus propias respuestas al respecto o bien se enteren por otros medios y lo mejor siempre será tener la comunicación e información fi­dedigna de su familia.

Para facilitar este proceso, te comparto algunas estrategias para abordar el duelo con los niños:

La noticia del deceso: debe ser compartida de manera pronta y por una persona que le considere cercana (padres, tíos, abuelos). No es necesario dar todos los detalles, pero sí lo relevante y responder, en el lenguaje del menor, las preguntas que tenga al res­pecto.

Crear un espacio: Es para dar confianza, tan­to para hablar de sus dudas y para expresar sus emociones.

Si piensan que es muy duro afrontar una muerte, lo es aún más ante una mentira, la sensa­ción del engaño que sólo traerá como consecuen­cia perder la seguridad en su familia. No se trata de ser explícitos ni falsear la información, sólo es adaptarla a su desarrollo cognitivo y madurez emocional.

No temas usar la palabra muerte o muer­tos: Es el término correcto, es importante se aso­cie a que con ello la persona deja de sentir, oler y en general, todo lo que implica vivir. Pero, perma­necen en nuestra memoria, en los recuerdos y el corazón.

Dependiendo de la edad del niño, puedes em­plear cuentos como “El pato y la muerte” o pelícu­las como “Coco”, seguramente también le serán de ayuda para comprender este difícil hecho.

Finalmente, si notan que hay cambios atípicos, como cambios radicales de conducta (por ejemplo: excesiva introversión, agresión, enojo, baja acadé­mica) acudan a un especialista de la salud mental para guiarlos en este proceso de sanación.

Te puede interesar

Advertisement