Conecta con nosotros
26 vistas -

Seguridad

‘Duele haberla perdido, pero quiero justicia’

Testigo y víctima del percance del miércoles en el kilómetro 10 de la vía a Frontera, asegura que un coche oscuro los golpeó y sacó de la carretera.

Publicada

en

“Justicia es lo único que pido, porque a mi esposa no me la van a regresar, duele mucho el haberla perdido”, exclamó Alejandro Cabrera, quien aún con las secuelas del accidente al tener puesto un collarín cervical, velaba los restos de su esposa Elizabeth, víctima del percance carretero del miércoles.

Fue en la misma peligrosa carretera, la Villahermosa a Frontera, donde otra carambola, provocada por un automóvil oscuro que se diera a la fuga, dejara el saldo de una persona muerta y cinco lesionadas; ayer en el fraccionamiento Lomas de Ocuilzapotlán, fueron los servicios funerarios del único fallecido en el siniestro.

“Ese día íbamos a Villahermosa a comprar unos zapatos y una mochila de nuestro hijo el más pequeño, recuerdo que observé por la ventanilla a un carro negro que se acercó, giró y chocó por un costado de la Urvan, después no sé qué paso, aunque nunca perdí el conocimiento”, dijo rascándose la mano derecha en la cual 4 puntos de cirugía la cerraban una herida.

Alejandro narró los momentos de angustia que vivió dentro de la camioneta del servicio público “No sé de dónde saque fuerza, me liberé de la silla y de una persona que me cayó encima, no vi a mi esposa, cuando salí me di cuenta que cayó fuera, no sé cómo, pero ya estaba muerta, la perdí”, dijo sollozo y abrazado a sus dios hijos.

EXIGE CASTIGO

Adolorido por las abrasiones en todo el cuerpo, el hombre de 50 años de edad, exigió justicia, sabe que nada le regresara al amor de su vida, pero el que se castigue al o los responsables, puede servir de ejemplo para otros que no respetan la carretera, mucho menos a quienes se desplazan en ella. “Nadie me la va a regresar, solo mi dios sabe porque hace estas cosas, pero quiero castigo para el culpable, así lo pensaran para andar corriendo”.

Los restos de Elizabeth fueron velados en Lomas de Ocuilzapotlán.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia