Conecta con nosotros
75 vistas -

Niños

Diversión para todos

Con juegos enseña a los pequeños a no tener distinciones, y jueguen de manera divertida sin marcar diferencia.

Publicada

en

75 Visitas

Trabajar la igualdad de la infancia es una tarea que debemos ejercer los adultos para evitar que, cuando los niños crezcan, tengan actitudes discriminatorias frente a otros por motivos como el género. Para fomentar en ellos un pensamiento consciente por el respeto a la diversidad y la empatía hacia el otro, puedes hacer uso de actividades lúdicas, medio de aprendizaje simple y ameno.

LAS TARJETAS

1.- Crea unas sencillas tarjetas con cartulina

2- Escribe en parte de ellas frases sobre la igualdad y, en las restantes, estereotipos sexistas. Por ejemplo, puedes poner afirmaciones como “los niños y las niñas somos iguales”, “los niños juegan mejor al fútbol que las niñas” o “los niños no se visten de rosa”.

3- Cada vez que saques una, los niños deberán decir si creen que la afirmación que aparezca en ella es verdadera o falsa y el motivo. OBJETIVO: De este modo, empezarás a trabajar en eliminar creencias equivocadas sobre los sexos.

IGUALDAD

1.- Entregamos papel y bolígrafo a todos los niños y hacemos que escriban un listado de tareas cotidianas que hacen los diferentes miembros de su familia.

2- Al lado de cada una de las tareas deberán poner el nombre de quién la realiza. A las tareas domésticas hay que añadir otras como el trabajo, etc.

3- Cada una suma un punto en el casillero del miembro de la familia. De este modo, los niños verán quién ocupa más tiempo en el trabajo diario. OBJETIVO: Fomentar la corresponsabilidad y redistribuir las tareas entre los miembros de la familia.

CUENTOS

1.- Sienta a los niños en círculo.

2- Haz que uno de ellos inicie la historia e invita al siguiente a continuar la narración haciendo que los papeles de los personajes de ambos sexos sean igualitarios.

3- Si algún niño incluye algún comportamiento sexista en la narración, pararás el cuento y preguntarás a los demás cómo debe continuar. OBJETIVO: cambiar el rol de los personajes y convertir a las princesas pacientes a la espera de su príncipe en divertidas y luchadoras guerreras que buscan sus propias oportunidades.

YO SOY Y PUEDO

1.- Crea unas tarjetas con el dibujo de un niño y una niña.

2.- Debajo de cada ilustración escribe el texto “yo soy una niña y puedo…” o, en el caso del varón, “yo soy un niño y puedo…”.

3.- El adulto indicará una acción y los niños tendrán que levantar la tarjeta del personaje que lo puede hacer. OBETIVO: El juego trata de hacer ver que todos pueden hacer las mismas cosas: reír, estudiar, correr, cocinar, llorar, barrer.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia