web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

José fue ingresado al hospital pero minutos después falleció.

Seguridad

Dispara a ex pareja, huye y lo matan

Patrullas y camionetas de la Guardia Nacional comenzaron a seguirlo. Hubo balacera.

TENOSIQUE.- José «V» no podía resignarse a aceptar que su ex pa­reja no quisiera volver con él, ya había insistido a través de llama­das de celular, mensajes de texto y WhatsApp que él no podría vi­vir sin ella, pero su ex compañe­ra conocía bien aquellas palabras engañosas.

El hombre era controlador, no dejaba ni que la chica fuera a visitar a sus parientes sola, la acusaba de aventuras falsas, la humillaba y sólo hablaba de lo afortunada que ella podría ser si volviera con él.

«Nadie te va a querer como yo», reclamaba en cada oportuni­dad, pero cuando estaba con ella en vez de alagarla u oírla, era puro maltrato. Por eso ella había deci­dido dejarlo. Ni en sueños volve­ría con él. Cuando José supo que había perdido toda oportunidad, decidió tomar un mal camino.

Guardó entre sus ropas un ar­ma y tomó su camioneta rumbo a Boca del Cerro, donde actual­mente residía su ex pareja.

Apenas tocó la puerta y abrió Morelia, sacó el arma e hizo un solo disparo a la altura de la cabe­za. La joven mujer cayó al suelo, desangrándose.

Al ver lo que había hecho, el hombre cargó entre sus brazos a su ex pareja y enfiló la unidad a la cabecera municipal. Apenas se estacionó en el hospital de Teno­sique, bajó a la muchacha, gritan­do la atención de un médico.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Los camilleros aparecieron en la sala y colocaron a la mujer con signos vitales en la camilla para desaparecer del nosocomio.

El hombre comprendió que había pasado de ser la ex pareja a un criminal. Antes que salieran las enfermeras para pedirle in­formes, se trepó a su camioneta y huyo. De inmediato se emitió una alerta a todas las patrullas.

Estaba tan nervioso que cuan­do vio que se dirigía a la caseta de migración, en la carretera Tenos­que-Emiliano Zapata, en vez de reducir la velocidad, aceleró.

Patrullas y camionetas de la Guardia Nacional comenzaron a seguirlo. Hubo un intercambio de disparos, y el fugitivo herido de muerte detuvo la marcha a la altura de la calera Icorsa.

Apenas lo bajaron de una am­bulancia de la Cruz Roja para me­terlo al hospital y recibir atención médica, el feminicida murió. Su ex pareja se debate entre la vida y la muerte.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Te puede interesar