Conecta con nosotros
244 vistas -

Tabasco

Discriminan las privadas: tabasqueños de 1ra y de 2da

La multiplicación de fraccionamientos y residenciales cerrados, no es positivo para la convivencia en sociedad; uso de rejas, vallas y plumas generan conflictos.

Publicada

en

244 Visitas

Tras los conflictos que genera la colocación de rejas, vallas y plumas en los accesos a fraccionamientos de Villahermosa, una acción que además está prohibida por ley, son acciones discriminatorias y que ahondan el deterioro social.

Uno de los casos, es el que se vive en el fraccionamiento Prados de Villahermosa, que con el argumento de la inseguridad levantaron hasta casetas de vigilancia y colocaron plumas impidiendo el libre tránsito y obstruyendo las vías de comunicación que fueron hechas con recursos públicos.

Esto llevó a que vecinos del fraccionamiento Heriberto Kehoe y del mismo Prados de Villahermosa, inconformes interpusieran una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Tabasco (CEDH) que después de un año no ha emitido una recomendación al respecto.

GENERAN CONFLICTOS VECINALES

Durante un recorrido realizado por Grupo Cantón a bordo de un auto viejo y en mal estado se pudo constatar que la orden que tienen los guardias es discriminar.

A la entrada el vigilante a cargo, pregunta:

— ¿A dónde se dirigen jóvenes?

— Queremos salir a Ruiz Cortines.

— No, por aquí no pasan, tiene que dar la vuelta.

Otro de los casos, es el que se vivió en Sol Campestre, donde las plumas y portones obstruían el acceso de la Avenida del Sol, impidiendo el libre tránsito de los fraccionamientos vecinos, finalmente el Tribunal de Justicia Administrativa declaró ilegal el cierre del fraccionamiento y ordenó derribarlos.

De acuerdo al estudio Estrategia Integral de Vivienda Adecuada y Urbanización, elaborado por la ONU-Habitat, reveló que los fraccionamientos privados promueven el rechazo a otros sectores de la población por motivos raciales, étnicos, socioeconómicos o físicos.

De igual manera señala, profundizan la desconfianza social, deterioran la vida comunitaria y acentúan el déficit de acceso a áreas verdes y espacios públicos, que son fragmentados e inequitativos, lo que puede incluso, aumentar la conducta agresiva.

LOS ERRORES DE LOS COTOS

Problemáticas urbano-habitacionales en la ciudad:

1.- Acceso inequitativo al suelo y vivienda que resulta en desarrollo periférico y expansión de ciudades.

2.- Insuficiente vivienda alcanzable y de calidad.

3.- Fragmentada gestión del agua.

4.- Las soluciones habitacionales no promueven la sostenibilidad ambiental.

5.- El transporte y la movilidad no están centrados en personas.

6.- Espacio público fragmentado e inequitativo.

7.- Insuficiente enfoque en el usuario participación ciudadana.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia