Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
MOISÉS LEÓN LÓPEZ

‘Dios me dio otra oportunidad de vivir al superar al Covid’

Moisés León afirma que pa­ra poder recu­perarse tuvo que gastar mu­cho dinero en la compra de medicamentos, por lo que quedó muy endeudado.

A pesar de que Moisés León López, delegado sindical del SUTSET tomaba todas sus me­didas de prevención, portaba su cubreboca, usaba gel antibacte­rial y sanitizaba todos sus espa­cios, le fue imposible librarse del coronavirus sin saber dónde se contagió o adquirió este vi­rus y a su vez, contagió a toda su familia, sin embargo, tuvo mu­chas complicaciones de salud, pues también está enfermo de hipertensión y diabetes.

Además de las secuelas que la enfermedad le dejó, también tuvo otros problemas económi­cos, pues los gastos que generó entre la compra de medicamen­to y la compra de un tanque de oxígeno lo dejó incluso con deu­das de las cuales todavía no ha podido salir.

 

¿Qué se siente ser paciente Covid?

Ser un paciente Covid se sien­te difícil, ver que toda la gente anda sana y no se cuida, ser pa­ciente de Covid-19 es algo que no le deseo a nadie en esta vida, es una etapa muy difícil ya que a las personas que tenemos o padecemos diabetes u otra en­fermedad crónica como asma, insuficiencia renal, no sé, se les complica así como a mí y es di­fícil, el Covid-19 es difícil, sobre todo para quien no tiene recur­sos para sustentar su medica­mento de patente que son los que realmente te pueden ayu­dar, muchos salen, muchos no, se les complica y ser paciente de Covid es difícil.

 

¿Dónde te contagiaste?

La verdad no sé en donde me contagié, creo que después de la pandemia todos nos vamos a contagiar, a todos nos va a dar, creo que se va a quedar como una gripe, no sé el lugar dónde, eso es lo de menos y eso que yo siempre traje las me­didas de precaución para no contagiarme, usaba cubrebo­ca, sanitizaba mi casa, todo lo que tocaba, las llaves, dinero, todo, aun con eso me con­tagié de Covid-19, así que no sé, simple y sencillamente les puedo decir a los que me van a leer que se cuiden porque esta cosa mata, aun en carne propia o alguien de tu familia, así es como tú lo vives, mientras no pones el interés necesario.

 

¿Te hospitalizaron?

No me hospitalicé debi­do a que mi sindicato del SUTSET, mi familia y mi es­posa, todos me apoyaron, sí gastamos muchísimo dinero porque la medicina de paten­te que me recetó el doctor es cara y de todo eso quedé muy endeudado; yo acudí con un doctor que trabaja en el hos­pital Juan Graham Casasús, fue el doctor Juan Bautista Álvarez quien me atendió allá en villa Jalupa, fue él quien me atendió y gracias a Dios logré curarme.

 

¿Cómo superaste la enfer­medad?

La enfermedad la fui supe­rando poco a poco con los tra­tamientos que me hicieron y las inyecciones justamente a la vena, porque las inyecciones de otros lados como el simi y far­macias que son genéricos no me sirvieron por mi diabetes, además de que una pequeña in­fección que tenía en mi riñón se me complicó, el doctor Juan Bautista fue el que me atendió, estaba muy al pendiente de mí, mañana tarde y noche, me ha­blaba para saber cómo estaba, ojalá Dios lo bendiga.

 

¿Cómo cambio el virus la di­námica en tu hogar?

La dinámica de mi hogar cam­bió al mil por ciento, la verdad que fueron más de 30 días de desvelos porque el medicamen­to tiene que darse a la hora que es y que el doctor, mañana, tar­de y madrugada a la hora que sea te tienes que nebulizar, gas­té mucho dinero, presté, hasta quedé endeudado, pero por la salud y la oportunidad de vida que nos da Dios Padre, hay que aprovecharla al máximo, solo gracias a él y a todos los docto­res, cambió mi vida con mi fa­milia porque nos contagiamos, a ellos no les dio muy fuerte, solo fue a mí y sí cambió porque ahora en la mañana en lugar de un desayuno son pastillas, en la tarde pastillas, en la noche pas­tillas, vacunas directo a la vena.

 

¿Qué mensaje le darías a las personas?

Cuídense mucho compañeros, gente de Tabasco, del país que podría leer esto, cuídense mu­cho porque esta enfermedad solamente la valoras cuando te da a ti o alguien de tu familia está muy malo o muere, a don­de quiera que vayas hay mucha gente sin cubreboca, no tienen las medidas de higiene nece­sarias, eso contamina, pídanle mucho a su Dios, de la manera en que ustedes quieran y cuí­dense mucho usando gel anti­bacterial, cubrebocas y cuiden a su familia, porque la vida no se repite, es sólo una vez.