Connect with us

Hola, que estas buscando?

Seguridad

Dio a luz gemelos y solo le dan uno

Doña Elvia presentó una denuncia contra el Hospital General de Tapachula por sustracción de menor de edad.

TAPACHULA, Chiapas.- Doña Elvia Lorena «M» tenía la panza muy grande y todas sus vecinas y conocidas que se acercaban a tocarla, le decían que tendría gemelitos.

A sus 37 años de edad se sentía feliz porque en su interior veía moverse y lanzar patadas el fruto de su amor con José «M». Lo único que la mortificaba era que tendrían que dejar el pueblo donde vivían, en la villa de Mazatán —a orillas del Pacífico— y subir a Tapachula para dar a luz.

Llegó en autobús un día antes del 16 de diciembre, al municipio conocido antiguamente como «tierra inundable», y alcanzó el Hospital General, ubicado en la carretera federal Tapachula-Puerto Madero, en un taxi.

Los dolores en el vientre se habían intensificado, y el cansancio de sus pies era evidente que tuvo que entrar a la sala de espera arrastrándolos. Ella dio la dirección de un pariente de Tapachula a la trabajadora social, que le indicó esperara porque le harían un ultrasonido.

Pasaron varias horas hasta que un parlante fijado en el plafón de la sala voceó el nombre de la futura madre. Se cambió sus ropas humildes por una bata azul pálida detrás de un biombo. La acostaron en una cama, le untaron una crema en el vientre y una doctora le pasó un aparato lentamente.

Ella alcanzó a ver sobre en una computadora una silueta circular como una cabecita en medio de imágenes oscuras y borrosas. La doctora la felicitó y le entregaron un papel firmado por el doctor Eduardo Martínez Contreras.

Aunque hubo palabras que no entendió del papel como «diámetro biparetal» o «escala de grannum», a su compañero José le recalcó: «productos gemelares vivos… presentación cefálica ambos y con el dorso a la izquierda y derecha, a los que se les detectan movimientos activos y espontáneos de la cabeza, tronco y extremidades, en el momento de la exploración, columna íntegra».

La pareja se abrazó al saber que lo que vendría en camino sería no uno sino dos recién nacidos: «un macho y una hembrita», dijeron. El documento, además, informaba que «no se observaron mal formaciones congénitas detectables macroscópicamente por imagen».

 

RECIBE AMENZAS DEL HOSPITAL

La operación se realizó al día siguiente. En la plancha del quirófano, acostada, fue consciente de la llegada de los gemelos, primero salió el varoncito, luego cuando la segunda hija. Doña Elvia notó un comportamiento raro en el internista y las enfermeras. Se apresuraron a sacarla y meterla a su habitación. Horas después, tenía junto a ella al bebé. Pero faltaba la niña. Esperó a que vinieran los galenos, pero nadie se presentó a explicarle nada.

Cuando habló con un responsable del nosocomio, éste negó que hubieran nacido dos niños. La señora Elvia le mostró el estudio de ultrasonido realizado la víspera, y el médico sólo se limitó a decir que seguramente había habido un error.

Salió del hospital con el niño en brazos, pero su alegría estaba empañada por la extraña desaparición de su bebita. ¡Ella la había visto salir de entre sus piernas en el quirófano! ¡La había oído llorar con mucha fuerza!

Acordó con don José presentar ese mismo día una denuncia contra el Hospital General de Tapachula, por la sustracción de su bebita. Sin que haya habido algún avance en las investigaciones, después de un mes y medio de presentada la denuncia, doña Elvia señala que lo único que ha recibido son amenazas del hospital. «Lo único que quiero es que me den mi niña, su hermanito gemelo la extraña y su familia también».

 

 

 

Te puede interesar

Advertisement