Conecta con nosotros

Tabasco

Dieron la vida por sus hijos, vivieron un infierno

Amairany, Sara y Rosa padecieron un calvario a lado de sus ex parejas, y terminaron dando la vida por sus hijos.

Publicada

en

23283 Visitas

‘Si no eres para mi, no serás para nadie’

AMENAZADA DE MUERTE, AMAIRANY DECIDIÓ SEPARARSE DE SAÚL, AUNQUE ESTA DECISIÓN LE COSTÓ LA VIDA.

El camino al infierno que vivió Amairany, la joven que fue hallada sin vida en Francisco Martínez Gaytán, Huimanguillo, inició hace dos meses, cuando decidió separarse de su expareja, tras ser víctima de violencia física en incontables ocasiones; en respuesta fueron amenazadas ella y su hija con arrebatarles la vida.

La madre de tres hijos emprendió una demanda en contra del presunto responsable de su feminicidio, y desde esa fecha la violencia en su contra no paró.

Los parientes de aquella joven sonriente dan cuenta que Saúl “N”, quien fuera su esposo, es agresivo e impulsivo; incluso amenazó a Amairany frente a toda su familia.

“Si no eres para mí, no serás para nadie más, prefiero verte muerta antes que verte con alguien más”, fue la amenaza que recibió la hoy occisa, afirman sus tías.

Fue el lunes 17 de enero cuando la sospecha de que Amairany no estaba bien preocupó a su comunidad, pues la joven viajaba todos los días a la cabecera municipal para salir a trabajar, pero al ver que la muchacha no llegó a la localidad el apremio se avivó.

“Tía ya no alcancé la combi, me voy a quedar con un amigo, no podré contestar porque me quedaré sin batería”, fue el último mensaje de WhatsApp que recibió una de sus tías.

Ese día sus familiares notificaron a las autoridades la desaparición de la joven. “Nos dijeron que ella estaba bien, que el esposo se había ido con ella a un hotel y que no era una desaparición forzada”, expresó Gloria.

HALLAN SU CUERPO

Fue el 19 de enero cuando Saúl fue visto de nueva cuenta, temeroso e intranquilo. La población por medio de las redes sociales estableció una búsqueda, y después de siete días, el domingo 23 la joven fue hallada a la orilla del río.

Hoy a familia de Amairany solo pide por su eterno descanso, mientras esperan que se haga justicia divina, pues consideran que los avisos de la joven nunca fueron escuchados por las autoridades.

Gloria, tía de Amairani abraza a su pecho el retrato de la joven asesinada, mientras narra: “Él la amenazó delante de nosotros, le decía ‘prefiero verte muerta, ante que verte con alguien más’”.

‘Ella le soportaba todo; siempre volvía con él’

SARA, DE APENAS 19 AÑOS, HABÍA DEJADO POR FIN A JESÚS, PERO SU DECISIÓN LLEGÓ DEMASIADO TARDE.

Vivía en una pequeña casa por el rumbo de la Guayra, en Buena vista. Sus padres vendían frutas y rentaban un pequeño local en Río Viejo. Ahí conoció a Jesús, quien tenía en aquel entonces 27 años; Sara tenía 15.

No pasó mucho para que éste se la llevara a su casa, la misma que cuatro años después fuera testigo del terror que vivió la joven al ser asesinada salvajemente.

“Ella le soportó todo, humillaciones, golpizas, no importaba lo que le hiciera, siempre regresaba con él, hasta que un día decidió no continuar con ese infierno y se salió de la casa de su suegra, se vino a vivir conmigo”, relata su hermana.

Sara cumpliría 19 años en marzo, pero ya era madre de Dilan, de tres años.

El día que Sara apareció en el río Mezcalapa, Jesús intentó evitar que la buscaran en ese sitió. “Ya busque ahí, no hay nada”, dijo a sus hermanas, pero los vecinos no desistieron.

“Cuando Chucho intentó bloquear el paso de mi papá, resbaló y cayó al agua, su caída abrió el jacinto y vimos la mano de mi hermana; estamos seguros que él fue”.

Las hermanas de Sara, y en medio de ellas Dilan, de tres años, ahora huérfano de madre.

Salió a conseguir dinero para la leche de su hijo

ROSITA FUE ESTRANGULADA; DEJÓ TRES HIJOS EN LA ORFANDAD, UNO DE ELLOS DE TRES MESES DE EDAD.

El homicidio de Rosa Ehuan Burelo, de 23 años, está en investigaciones y al parecer siguen ya una línea, comentaron tímidamente sus conocidos cercanos.

El cuerpo de la joven madre de tres hijos, uno de ellos de sólo tres meses de edad, fue velado en la calle Leandro Valle de la colonia Las Flores, en la casa en donde posaba tras haber roto relaciones con el padre de sus hijos.

La joven fue encontrada sin vida el domingo pasado en un paraje localizado a 2.5 kilómetros hacia el ejido Uquiná y La Loma. Tenía signos de violencia en el camino vecinal. Había ido a dejar a uno de hijos a casa de una de sus hermanas y salió para conseguir dinero para la leche del niño, sin embargo no volvieron a saber de ella.

Acusan que un hombre de origen extranjero, podría ser el responsable del ataque que sufrió la joven, aunque no descartan que su pareja esté involucrado.

Tras salir a buscar alimento para sus hijos, Rosita encontró un trágico final.

Cero impunidad a feminicidas: advierte Merino

Tras lamentar la muerte de mujeres en las últimas 24 horas, el gobernador del estado, Carlos Manuel Merino Campos, afirmó que habrá cero impunidad en todos estos asesinatos, asegurando que su administración está comprometida con los derechos de las féminas.

“El fiscal tiene instrucciones precisas de que actúe en esa materia en consecuencia, y lo han venido haciendo y la prueba está en que los casos recientes se han resuelto en menos de 4 semanas, ninguno queda impune, habrá cero impunidad en la violencia contra las mujeres”, indicó el mandatario estatal.

DIFÍCILES DE PREDECIR

Merino Campos sostuvo que la sociedad, así como su gobierno, se sienten indignados por esta violencia, pero hay que ver las cosas en el sentido de que son hechos al interior de los hogares, ya que la mayoría de estos casos, son violencia contra las mujeres entre familiares, por lo que es complicado predecir en dónde van a suceder estos actos, sin embargo, dijo “tenemos todos como sociedad y gobierno de la mano, que trabajar al interior de las personas porque los valores han decaído y suceden este tipo de situaciones”.

Carlos Manuel Merino, gobernador de Tabasco.

‘¡No queremos fotos ni moños, lo que queremos es justicia!’

¡Nos faltan 376! Es la cifra fría, con los números de la ignominia, pero que esta vez sí tuvieron nombres y rostros.

Se escucharon fuerte, a todo pulmón, en la sede la Fiscalía General del estado de Tabasco, a las puertas del palacio de gobierno y en las calles y avenidas de Villahermosa.

¡Justicia para Amairani! ¡Justicia! !Justicia para Sara Yasmín! ¡Justicia! !Justicia para Andrea! ¡Justicia! Y así una a una encontró un lugar en el reclamo que cada día crece porque también los asesinatos contra mujeres crecen.

Con esos nombres y rostros, los de las víctimas de feminicidio en Tabasco, se formó un mural con hojas de papel y cartoncillo.

El mural de la vergüenza, porque eso es lo que ellas quisieron provocar entre las autoridades al colocarlo.

“Queremos que les de vergüenza, porque hoy nos mandan a más de una decena de policías av cuidar una puerta, pero cuando una mujer pide ayuda no hay quien quiera cuidarla”, se quejaron.

Y pidieron: “no queremos que lo quiten hasta mañana 25, que se celebra el Día Naranja, por respeto a todas ellas que ya no están”.

Y suplicaron: “a todas las autoridades, no queremos moños, no queremos discursos, fotos, ni que se vistan de naranja, queremos justicia, resultados, porque hoy nos faltan 376”.

Los nombres y rostros de las víctimas de feminicidio dieron forma a un enorme mural con el que reclamaron justicia.

Con información de EDUARDO I RODRÍGUEZ, JOSÉ ANGEL CASTRO, FREDY PAREDES, LEOBARDO PÉREZ MARÍN & JOSÉ RAÚL REYES

tabascohoy.com

 

 

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia