Síguenos

¿Qué estás buscando?

(Foto: Agencia)

CDMX

Devolvieron niña a padres abusadores, acusados de tocamientos y violencia

La menor deambulaba en la madrugada por el Eje 5. Policías la resguardaron y la entregaron horas después sin realizar ningún protocolo.

IZATAPALAPA, Ciudad de México.- Alejandra miró hacia el Eje Cinco Sur y vio a una niña deambular sin calcetines ni zapatos por la solitaria avenida. Eran las dos de la mañana, del do­mingo 18 de abril.

La mujer llamó a sus hermanos para ayudar a la pequeña a encontrar su casa. Preguntaron a otros vecinos de la colonia Reno­vación, pero no pudieron ubicar dónde vivía la menor ni quiénes eran sus padres.

Al fin, el grupo de bue­nos samaritanos acordó llamar a la policía del sec­tor Santa Cruz, encarga­da de esa área. Los azules arribaron acompañados de un cuerpo de paramédi­cos, quienes revisaron a la pequeña.

Los rescatistas solo ha­llaron raspones en sus ro­dillas y algunas raspaduras en su brazo izquierdo. Nada que pusiera en riesgo su vida, aunque únicamente parecía asustada.

Los vecinos sintieron alivio cuando vieron a la menor alejarse en la pa­trulla. La trasladarían a la Coordinación Territorial Iztapalapa 5, donde —ase­guraron los polis— sería cuidada hasta que aparecie­ran sus padres.

 

APARECEN PADRES HORAS DESPUÉS

Fue a las cuatro y media de la mañana que Eduardo Apodaca González y su pa­reja, Lizet Rodríguez Bal­deras, se presentaron en las oficinas de la Fiscalía de Iz­tapalapa para preguntar si no estaba allí su hija.

Antes de responder, los policías de turno se toma­ron su tiempo para estirar los brazos y mover de un lado a otro el cuello. Echa­ron un ojo a una vieja li­breta que tenían sobre el mostrador solo por seguir la rutina porque desde lue­go ya sabían que una niña había sido traía horas atrás.

 

Uno de los agentes mo­vió con la cabeza y confir­mo que tenían a la peque­ña bajo resguardo. Sólo la mujer que acompañaba al hombre soltó su suspiro prolongado de alivio. «Es mi hija», agregó.

A esas horas, lo único que querían los policías era aprovechar las últimas ho­ras que quedaban de la ma­drugada para poder dormir un poco más.

Sin revisar en su base de datos el nombre de los padres, ni de interrogar por qué descuidaron a la niña y notaron su ausencia cuatro horas después, se la entre­garon a los padres.

 

PADRES ACUSADOS DE ABUSO Y VIOLENCIA

Según reveló el periodista Carlos Jiménez, en su por­tal C4 Noticias, los padres de la criatura cuentan con carpetas de investigación que los señalan como cul­pables de abuso sexual, vio­lencia y maltrato infantil.

Eduardo Apodaca, quien actualmente cuenta con 30 años de edad, fue de­nunciado en mayo de 2018, por su anterior pareja, que lo acusaba de abusar de una menor, hija de ambos.

La carpeta de investi­gación CI-FDS/FDS-1/ UI-FDS-1-02/280/05-2018 revela que fue la niña quien contó a su madre los toca­mientos en diversas partes del cuerpo que le hacía el padre.

Por su parte, la actual pareja de Eduardo y quien dijo ser la madre de la pe­queña extraviada, también tiene una investigación en la Fiscalía de Delitos Co­metidos en Agravio de Ni­ñas, Niños y Adolescentes.

En la carpeta de inves­tigación FIDCANNA/59/ T1/324/16-02, con fecha del mes de febrero de 2016, se le acusa de violentar a sus dos hijas menores, de su primera relación. La de­nuncia fue hecha por la an­terior pareja de Lizet.

La Fiscalía de Iztapala­pa no ha emitido ningún comunicado oficial donde explique los protocolos que siguió para devolver a la menor a sendos padres abusadores.

 

Con información de Félix Nolasco

 

TE PUEDE INTERESAR: VIDEO: Acosador levanta la falda de una mujer en calles de la CDMX

tabascohoy.com

Te puede interesar

Advertisement