Conecta con nosotros
604 vistas -

Tabasco

Develan pirámide en el centro de Jonuta

Será este año cuando arqueólogos del INAH comiencen a desenterrar ‘El Cuyo’, vestigio maya del municipio de los ríos.

Publicada

en

JONUTA, TAB. Conocida la importancia arqueológica de Jonuta y los enigmas que encierra debido a la escasa investigación que se ha realizado, arqueólogos del INAH pretenden iniciar este año el despeje o descubrimiento del principal vestigio arquitectónico de la ciudad, conocido como ‘El Cuyo’.

Se trata de una elevación en el centro de la cabecera municipal, que muchos suelen confundir con un cerro, pero que en realidad es una pirámide construida por los mayas que habitaron este lugar a orillas del río Usumacinta entre el 600 y el año 1000 de nuestra era.

La moderna Jonuta, de acuerdo con investigadores del INAH, se estableció sobre las ruinas de una ciudad maya, dependiente política y comercialmente de Palenque, que hasta donde se ha podido investigar, era un importante centro de producción de alfarería fina.

En 2013 arqueólogos iniciaron trabajos en la localidad, los continuaron en 2015 y después en 2019. Mediante excavaciones realizaron el hallazgo de vasijas y figurillas de pastas finas, lo que les permitió concluir que de Jonuta estos productos eran enviados a ciudades como Jaina, Campeche.

Asimismo, corroboraron que los mayas utilizaron en sus construcciones ladrillo cocido, pues en la parte suroeste de ‘El Cuyo’ se encontraron dos muros de ese material y unidos con estuco.

En 2017, la arqueóloga Miriam Gallegos publicó los resultados de un análisis sobre múltiples figurillas de mujeres encontradas en años anteriores y que se exhiben en el museo de la localidad.

Las figurillas en forma de silbato muestran a mujeres del pueblo y a dignatarias. Por las características de las piezas y porque muestran los distintos roles femeninos de una sociedad precolombina, se concluyó que las mujeres mayas de la región cumplían papeles trascendentes.

Esto y más aún la riqueza en información arqueológica por descubrir, es lo que ha motivado a las autoridades del INAH a continuar trabajando en ‘El Cuyo’, cuya estructura tiene una altura de unos 20 metros y desde hace décadas funge como un mirador.

En los 60, se construyó en la parte superior una gran cisterna que actualmente está en desuso, pero que provocó en gran medida la destrucción de la pirámide.

Desde 2013 se han realizado trabajos en la zona, realizando excavaciones y encontrando toda clase de vestigios.

DESCUBRIRÁN EDIFICACIÓN

El director del Centro INAH, Carlos Giordano, comentó que se está por firmar un acuerdo con el gobierno municipal para realizar trabajo de campo y descubrir una parte de la antigua edificación maya, que se cree formó parte de un centro ceremonial.

“Es una pirámide hecha en tierra, que está forrada de ladrillo. No sabemos qué vamos a encontrar, porque son muchos años de abandono, pero estamos buscando que podamos tener una muestra de lo que fue ese basamento piramidal”, indicó.

Los trabajos consistirán en retirar tierra, pasto y la vegetación que existe en el sitio, para lo cual se diseña un proyecto con el fin de determinar qué áreas son más susceptibles, dado que la estructura tiene hoy día escalinatas y hasta una cafetería.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia