web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina

Detecta estudio inmunidad a Covid-19 por células T

Las células T son un tipo de células blancas especializadas en el reconocimiento de células infectadas por virus, y son parte esencial del sistema inmune

SUECIA.- Personas infectadas de Covid-19 desarrollarían inmunidad ante el virus no por la vía de los anticuerpos, sino por las células T.

Así lo plantea un estudio realizado por el Instituto Karolinska y el Hospital Universitario Karolinska, cerca de Estocolmo, en Suecia, luego de realizar análisis inmunológicos a muestras de más de 200 personas, muchas de las cuales tenían síntomas leves de la enfermedad o eran infectados asintomáticos.

Los resultados arrojaron que muchos de estos pacientes asintomáticos o con síntomas leves contarían con inmunidad mediada por células T al nuevo coronavirus, incluso sin haber dado positivo a la prueba de anticuerpos.

“Las células T son un tipo de células blancas especializadas en el reconocimiento de células infectadas por virus, y son parte esencial del sistema inmune”, explicó en un comunicado Marcus Buggert, profesor asistente en el Centro de Medicina Infecciosa del Instituto Karolinska, y uno de los autores principales del estudio.

“Análisis avanzados nos han permitido ahora mapear a detalle la respuesta de las células T durante y después de la infección de Covid-19. Nuestros resultados indican que aproximadamente el doble de personas han desarrollado inmunidad de células T en comparación con aquellas en las que podemos detectar anticuerpos”.

El estudio, aún pendiente de ser sometido a su correspondiente revisión por pares, detalla que se hizo un mapeo sistemático del panorama funcional y fenotípico de la respuesta de este tipo de células T de memoria específica para SARS-CoV-2 tanto en individuos no expuestos (donadores de sangre saludables), así como en familiares expuestos e individuos con Covid-19 agudo o convaleciente.

“Nuestro conjunto de datos muestra que el SARS-CoV-2 provoca respuestas robustas de células T de memoria similares a las observadas en el contexto de vacunas exitosas, lo que sugiere que la exposición natural o la infección pueden prevenir episodios recurrentes de Covid-19 grave también en individuos seronegativos (sin anticuerpos)”, se lee en el estudio.

Una observación interesante fue que no sólo los pacientes con Covid-19 verificado mostraron la inmunidad por células T, sino también muchos de sus familiares asintomáticos.

Asimismo, aproximadamente 30 por ciento de los donadores que dieron sangre en mayo de este año tenían células T específicas para SARS-CoV-2, un porcentaje más alto que lo que las pruebas de anticuerpos habían mostrado.

Todo esto resulta particularmente positivo, pues daría cuenta de que la inmunidad pública al virus es mucho mayor de lo que se pensaba.

“Si este es el caso, por supuesto que es una muy buena noticia desde una perspectiva de salud pública”, expresó Hans-Gustaf Ljunggren, coautor del estudio.

Y es que incluso la Organización Mundial de la Salud declaró en abril pasado que no existía evidencia científica suficiente para sostener que quienes enferman de Covid-19 desarrollan inmunidad a través de anticuerpos neutralizantes.

“En el caso del SARS-CoV-2, no tenemos la certeza del grado de protección que nos da el habernos infectado. No sabemos si estos anticuerpos nos protegen y por cuánto tiempo”, señaló a este diario Thalía García, doctora en enfermedades infecciosas e inmunología (REFORMA 24/06/2020).

“Ahora se deben realizar estudios más largos y más longitudinales tanto en células T como en anticuerpos para comprender qué tan duradera es la inmunidad y cómo se relacionan estos diferentes componentes de la inmunidad al Covid-19″, concluyó Buggert”.

 

(Con información de Agencia Reforma)