Conecta con nosotros
108 vistas -

Disonancias

¿Destruir al INE?

Publicada

en

19 Visitas

Eso es lo que mediáticamente se ha dicho, destrozar un elemento democrático, desaparecerlo, sepultarlo, cuando precisamente de lo que se trata es de lo contrario. Acusan al actual gobierno de acoso para minar su autonomía, pero nada más alejado de ello, y aunque su consejero presidente, Lorenzo Córdova, ha asegurado no ser enemigo de nadie, he comprobado en carne propia que esto no es real.

Desde principios de este año, civiles, reporteros, intelectuales y personajes relevantes de la política como la Diputada Andrea Chávez, fuimos perseguidos políticamente y denunciados por el INE por “violencia política de género” , casualmente, todos simpatizantes y/o militantes de izquierda, dicha denuncia fue avalada y procesada por el Tribunal Electoral y se entregaron los primeros requerimientos, por correo normal, inbox de Twitter y cualquier medio disponible, violando los propios procedimientos establecidos en su propio reglamento, así como los derechos constitucionales que amparan a cualquier ciudadano como tú que me lees; los primeros juicios sumarios condenatorios se dieron sin la presencia de un abogado y sobre todo, sin estar presente el acusado.

Tres casos lo ejemplifican: Erick Gutiérrez, Lula Ornelas y la que escribe. El primero, condenado en principio a pagar una multa y suspensión de derechos, inscripción por 3 años en el registro de acosadores de género, tomar un curso sobre violencia (pagado por él), entre otros, Lula Ornelas, adulta mayor cuyo gran delito fue comentar un tuit de la Diputada Chávez, la noticia de su consignación hizo que tuvieran que hospitalizarla de urgencia; mi caso fue similar al de Erick Gutiérrez, ambos dedicados a la comunicación, pero cuya trayectoria impecable y libre de insultos es clara y demostrable, sin embargo, la sanción estaba ahí.

La idea, pensamos, era quitar a la diputada Chávez, quien ya se perfila como un gran elemento de la nueva generación en las filas morenistas, pero nos equivocábamos. No obstante haber sido “exonerados”, el acoso a ciudadanos continuó…hasta ahora. Hoy jueves, al momento de escribir estas líneas, me entero de una nueva lista de “sancionados”, CIUDADANOS, pero de izquierda, cuyo único delito fue ejercer su LIBERTAD DE EXPRESIÓN.

Se equivocan cuando dicen que se pretende tirar la institución, la realidad es que DEBEMOS LIMPIARLA de la corrupción imperante, del proteccionismo y los dados cargados que pretenden silenciar a ciudadanos, mientras se hartan de pedir y pedir presupuesto que difícilmente pueden justificar.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia