Conecta con nosotros

Vector X

Destape teatral

Publicada

en

416 Visitas

Detrás del telón, se escuchó decir: “Hacemos como que me destapas, hago como que me sorprendo y hacemos como que empezamos a ponerle nombre al niño del 2024… no nos vayan a madrugar los otros”. Así se tramó, cuenta el siempre perverso Pepe Grillo, el muuuy sorpresivo destape de Juan Manuel Fócil como candidato del PRD al gobierno de Tabasco para las próximas elecciones.

Le tocó al diputado local, Héctor Peralta Grappin, la enorme distinción de hacerla de destapador. Una vez levantado el telón en la carpa del sol, con gran prestancia se plantó en el escenario e hizo tremenda revelación, la noticia del año: Señoras y señores, damas y caballeros…

Una obra de teatro montada como buscapiés cuyo último sketch corrió a cargo del aludido quien, faltaba más, presuroso, humilde y sorprendido, respondió con un “con mucho gusto aceptaría la candidatura, pero antes debe buscarse la unidad interna del PRD”.

Qué emoción. La piel transpira sentimiento, porque nadie sabe en Tabasco (válgame Dios se supiera) que don Juanma administra la franquicia del sol, que quita y pone, dirige el partido a través de Francisco Cabrera y que toooodos los diputados locales perredistas se le cuadran porque la verdad sea dicha en tierra de ciegos, el tuerto es rey.

Malpensados serán aquellos si creen que el Senador le anda midiendo el agua a los camotes, porque ya vio que en Morena se escuchan ruidos de sucesión y si los de adelante corren mucho los de atrás se quedarán.

En fin, con este ardid sus protagonistas también madrugaron a los otros partidos de la alianza opositora, por si pensaban ir en serio con alguna propuesta. Así el legislador se amacha en su escuálido caballo amarillo. Vivillos desde chiquillos.

LA MORRALLA

Visionario como es, el empresario Carlos Bremer decidió invertir una pizca de su gran capital al equipo de beisbol “Olmecas de Tabasco”. Queda bien con quien habita en Palacio Nacional. Es como quitarle un pelo a un gato *** El director del ISSET,Fernando Mayans, remodeló oficinas y centros médicos del ISSET. Por fuera, todo brilla; por dentro, va de mal en peor: sin medicamentos y sin atención oportuna a los derechohabientes. El pueblo no es tonto.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia