Conecta con nosotros

Centro

Desmantelan chatarreros a la ciudad

Además de las tapas de las alcantarillas, ahora se roban también cableado eléctrico, tubería de cobre, bombas de agua, etc.

Publicada

en

334 Visitas

TABASCO.- Las tapas de alcantarillas no son los únicos objetos codiciados por los chatarreros; ahora se suma el robo de cableado eléctrico, de alumbrado público, instalaciones de plomería y electricidad de las viviendas, que afecta a cientos de villahermosinos, mientras otros se benefician con la venta en el mercado negro del metal, dejando a una ciudad practicamente desmantelada.

El robo de cables de luminarias es una problemática que aqueja a la ciudadanía, dejando en desventaja a la población, volviéndola blanco de los amantes de lo ajeno. Uno de los metales más preciados por estas mafias, es el cable de cobre, debido al alto costo en reciclados y del cual está hecho la mayoría del tendido telefónico y eléctrico.

En el estado, el costo del cobre por kilo oscila entre 150 peso; en Villahermosa los chatarreros obtienen entre los 100 y 130 pesos al venderlo como fierro viejo, pues es como termina la mayoría de tuberías desmanteladas de domicilios y negocios, también las alcantarillas robadas y monumentos de espacios públicos.

BLANCO DEL HURTO

Basta hacer un recorrido en diferentes puntos de la ciudad, para observar el desmantelamiento que sufre con por este tipo de hurto. Y es que solo en la zona centro se pueden observar sobre la calle José María Pino Suárez, varios registros eléctricos cuyas tapas fueron sustraídas.

En arterias cerradas, donde la vigilancia de las autoridades no llega, las instalaciones eléctricas de viviendas o negocios son ‘jaladas’ por chatarreros, como en la cerrada de Choco Nato, donde el centro de carga fue desmantelado.

CASAS NO LA LIBRAN

En la colonia Tamulté de las barrancas el problema se enfoca en las viviendas. Quienes cuentan con bombas periféricas de agua, tienen pérdidas hasta por 1 mil 500 pesos cada que les roban una.

“Esta casa la rentan, yo soy el que la administro, dos veces nos han robado la bomba y el cableado; le pusimos una protección, pero ni así se han frenado; entre la pieza y la instalación me gasto como mil o mil 500 pesos”, dijo Rebeca, quien es encargada del inmueble en la calle Marcelino García Barragan.

A pocos metros, en el parque de la Guadalupe Borja, las mafias de la chatarra han desmantelado el sistema eléctrico del parque, hasta algunas lamparas han sido robadas, dejando a oscuras el área de esparcimiento, la cual es utilizada por delincuentes debido a la falta de iluminación.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia