web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Desgaste profesional por empatía

Diversas son las actividades pro­fesionales que por sí mismas pre­sentan elevadísimos niveles de estrés. Por poner un ejemplo ci­taré a los controladores de tráfico aéreo, bomberos, militares, poli­cías, reporteros y el personal mé­dico y de enfermería.

Estos últimos muchas veces cumplen jornadas de trabajo ex­tenuantes, porque tienen más de un empleo y están en capa­citación constante, por lo tanto dedican largas horas al ámbito profesional, descuidando el per­sonal.

El trabajo ofrece al menos tres beneficios: recursos econó­micos, sentido de pertenencia y salud mental; sin embargo, cuan­do las personas están sometidos a niveles de tensión permanen­tes pueden verse afectados por el desgaste profesional por empatía.

A lo largo y ancho del país he­mos visto por diversos medios, imágenes impactantes de mé­dicos, enfermeras, psicólogos y prácticamente a todo el personal de los hospitales, que no sólo se han contagiado de Covid, que han sido agredidos física y verbalmen­te sino que ya están padeciendo ver tantos pacientes hospitaliza­dos graves, incluso sus compañe­ros han muerto.

La empatía es una herra­mienta esencial para la relación de ayuda, sin embargo un mane­jo inadecuado de la misma puede terminar dañando al profesional de la salud, por tener un desmedi­do sentimiento de intensa empa­tía y pena hacia aquella persona que está sufriendo, acompañado al mismo tiempo, por un fuerte deseo de calmar el dolor o resol­ver el problema de quien sufre.

Recordar repetidamente eventos con un alto contenido emocional, distanciamiento físi­co y afectivo de las personas y de los lugares o situaciones que re­cuerden los hechos, irritabilidad, impotencia, estado de alerta, ten­sión permanente, fatiga, ansie­dad, culpa o vergüenza, insomnio, dificultades de concentración, son algunos de los síntomas que presentan las personas que han caído en el desgaste profesional por empatía.

Estrategias de afrontamiento: Trabajo en equipo, clima laboral propicio, aceptar nuestras limi­taciones, no creer que “todo lo puedes”, no sobrecargarse de tra­bajo, autocuidado y aprovechar el tiempo libre. Si aun así te sientes rebasado, acude con un profesio­nal de la salud mental.

Te puede interesar

Advertisement