web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Descubrir lo esencial

Los seres humanos nos parecemos, muchas veces, a los niños cuando lloran si su madre les niega algo que pueda dañarlos y, para consolarlos les dan un caramelo y se olvidan de lo que querían; así la humanidad, en su quehacer ordinario se ha olvidado de lo que es esencial en su vida.

En primer lugar, nos olvidamos de nuestro origen y ya no nos preguntamos: ¿de dónde vengo?. Nos llegamos a sentir eternos en la tierra, nos creemos dueños del mundo y de la vida, por eso la queremos manipular a nuestro antojo. En otras palabras, se nos olvida que somos creados por el único Dios todopoderoso, que tenemos una misión en la vida y que hemos de volver a nuestro origen. También dejamos de preguntarnos: ¿para qué estoy en el mundo? Y nos apoderamos ambiciosamente de los bienes de la tierra sin pensar en los demás, nos “endiosamos” con el dinero y nos volvemos egoístas y corruptos.

Cuando nos llega la muerte nada nos llevamos, ni las posesiones, ni los títulos académicos, ni la fama o el poder.

Todas esas cosas son los “juguetes” del mundo que nos distraen de lo esencial.

Tampoco nos preguntamos: ¿hacia dónde voy? ¿cuál es mi último fin?, en la práctica vivimos aquella frase: “comamos y bebamos que mañana moriremos. Nos hace falta vivir y trabajar en la vida con esperanza, dándonos cuenta que Dios que nos creó por amor.

No hay mal que por bien no venga. La situación tan crítica que estamos viviendo en familia, lo hemos de ver como la oportunidad para descubrir lo esencial que muchas veces hemos descuidado. Tomemos conciencia de que los más importantes somos las personas, ¿de qué sirve que nos hayamos dedicado exclusivamente a ganar dinero, si hemos descuidado nuestra relación con Dios, nuestra familia, la educación de los niños y jóvenes como personas con valores morales?. Ahora es la gran oportunidad, descubramos y valoremos lo que realmente es esencial en nuestra vida.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Te puede interesar