Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Desarrollo del norte

La semana antepasada, el diario “El Financiero” nos dio una noticia que a pesar de nuestra grave crisis, nos debe dejar optimistas. Nuestra economía, contraída en un horrible -8.2 por ciento en 2018, “mejoró” hasta situarse en un -5.1 por ciento actual. ¿Qué leo en tan “optimista” cifra? ¡Qué Tabasco mejoró económicamente! Obviamente, usted –tabasqueño (a)- que solo comenta en el café “de oídas”, me dirá que “es una gran mierda lo que crecimos”. Aun así sigo siendo optimista. A cambio de esa “buena noticia”, Tabasco depende al 95 por ciento de lo que nos tira la Federación en un presupuesto anual de 55 mil millones de pesos. Con ello nos mantenemos.

Pagamos a 100 mil burócratas (entre los del gobierno estatal y los empleados en los 17 municipios) y “hacemos” algo de obra pública de la que nuestros presidentes municipales se cobran lo que gastaron en sus campañas (Lo del agua al agua). ¿En dónde pienso yo que se recuperó nuestra economía? Habría que ver que algo de dinero se mueve con las dos inversiones que se hacen:

1.- La construcción de la refinería de Dos Bocas y, 2.- Los 300 millones que circulan mensualmente con el programa “Sembrando vida”. Con esto estamos librándola porque:

UNO: No nos gusta ni pagamos impuestos. Todo lo queremos regalado. Hay por ahí videos donde se añoran los tiempos del “químico” Andrés Granier que (así dicen los videos) siempre les llevó su lanita en un sobre y nunca los dejó “desamparados”…

DOS: Se habla que nuestra generosa recaudación fiscal es el 5 por ciento del 100 por ciento del presupuesto (Hola, shoto). Si a esas vamos, entre 2 millones de tabasqueños apenas aportamos (¡qué bruto!) 2 mil 250 millones de pesotes.

TRES: Pero lo que nadie dice es que los del PRIAN y PRD se llevaron todo el petróleo de Tabasco, Campeche y Chiapas para desarrollar el norte y el centro de la república. Si no, ¿Cómo podría haberle hecho los de Jalisco, Chihuahua, Guanajuato o Nuevo León? Ni con mariachis; ni con manzanas; ni con tequila hubieran podido pagar su desarrollo. Sin el petróleo del sureste serían tristes caricaturas.

Te puede interesar

Advertisement