web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
Viviana recibió una amenaza de los hombres armados y le dispararon a quemarropa. / La pequeña Yeimi Romina fue víctima de los sangrientos asesinos.

Derraman sangre inocente en Huimanguillo

Hienas en moto asesinan a una niña de dos años y a su mamá en pleno centro de Huimanguillo; se presume una venganza.

HUIMANGUILLO.- Fríos, sangui­narios, sin alma, un grupo de sica­rios no dudaron en descargar sus ar­mas en contra de una madre y de su pequeña hija, inocente, de tan sólo dos años.

La tarde del martes fue de tristeza y consternación entre los habitantes de las calles Constitución y Simón Sarlat ubicadas en pleno centro de la cabecera municipal de Huiman­guillo, luego de que dos hombres ar­mados a bordo de una motocicleta irrumpieran en la humilde vivien­da de Viviana Villanueva Ramírez, una joven madre de 28 años de edad, quien lamentablemente en ese mo­mento se encontraba en compañía de su angelito Yeimi Romina.

“Te lo advertimos”, le abrían gri­tado los matones a Viviana para in­mediatamente después abrir fuego a quemarropa en contra de la mujer sin respetarle la vida a la niña Yei­mi que recibió dos impactos de bala, uno en la espalda a la altura del cue­llo y otro en uno de sus hombros.

 

INTENTARON SALVARLA

Al escuchar las detonaciones y pre­senciar la huída de los asesinos, ve­cinos de Viviana y la pequeña Yei­mi corrieron a la vivienda a tratar de brindarles auxilio, fue ahí que des­cubrieron que ambas mujeres ha­bía recibido diversos impactos de bala, por lo que en los momentos de tensión tomaron la decisión de trasladarlas al hospital regional del municipio a bordo de un vehículo particular, pero lamentablemente al llegar se supo que ya habían per­dido la vida.

El brutal homicidio mantiene consternados a los ciudadanos de la ciudad, que no comprenden cómo la violencia desatada por grupos delincuenciales puede también pequeñas niñas que no tienen ninguna culpa de las ac­ciones en las que pudiera estar relacionadas con los padres.

“Porqué una niña de tan sólo dos años de edad tiene que pagar por algún error de su mamá o de su papá”, lamentó una señora.

 

ERA UN CLANDESTINO

Las autoridades policiales tomaron conocimiento de los hechos así co­mo elementos de la Fiscalía Gene­ral del Estado quienes procedieron a dar inicio a una carpeta de investi­gación sobre los hechos sangrientos que enlutan al municipio.

Asimismo se supo que en la vi­vienda de Viviana se dedicaban a la venta de bebidas embriagantes de manera ilícita y además el esposo de la mujer fue agente de la Policía de Caminos en la administración pasa­da, por lo que no se descarta un ajus­te de cuentas.