web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina

Del fuego de la Prehistoria a la parrilla eléctrica

Durante todo este largo período de tiempo la alimentación del hombre prehistórico no fue única, sino que fue evolucionando.

El proceso que fue enfocando la historia de los alimentos sin duda  es la base fundamental de lo que somos hoy como humanos y como nos alimentamos.

Este proceso tuvo sus inicios en la Prehistoria, la etapa más larga de la humanidad que comprende desde el comienzo  del hombre hasta la aparición de la primera palabra escrita que dará lugar a la Historia.

Durante todo este largo período de tiempo la alimentación del hombre prehistórico no fue única, sino que fue evolucionando.

Al principio, la alimentación de los cavernícolas en la prehistoria se basaba fundamentalmente en plantas o hierbas, cuyo uso medicinal se extiende incluso a día de hoy.

No obstante, las frutas y los vegetales también fueron fuente de alimentación para el hombre primitivo. Así durante la época del Mioceno, la dieta más usual era la del consumo de vegetales e insectos, siendo en contadas ocasiones, que en estudios posteriores, se ha detectado algún tipo de carne animal en los restos del aparato digestivo de estos homínidos.

 

Descubrimiento del fuego

Pero se sabe que no solo de plantas vivió el hombre. El descubrimiento y  control del fuego, hace aproximadamente 450.000 años, cambió la vida de los primeros humanos. No sólo le ayudó a resguardarse del frío y a protegerse de otros animales, sino que también aprendieron a cocinar. El fuego permitió modificar los alimentos haciéndolos más digeribles. Así,  se ampliaron las opciones de alimentación de manera considerable y es en este momento, que se inicia el consumo de la carne.

Asimismo, cabe destacar, que paralelamente a la evolución en la alimentación, el nuevo sistema de cocinar los alimentos, contribuyó  en la evolución del hombre, o más concretamente en el desarrollo de su aparato masticador humano: los dientes se fueron reduciendo y la estructura de los músculos para masticar se fue suavizando. Ante este proceso novedoso para ellos, la cara humana se fue formando de manera distinta, decreciendo la forma de la barbilla y la forma de la mandíbula.

Y para que esa sonrisa digna de un anuncio de dentrífico se mantuviera a través de los tiempos, se siguieron ideando  desde entonces  y hasta ahora diferentes formas de cocción de alimentos y diferentes “artilugios” para cocinarlos, como por ejemplo, las parrillas eléctricas. Veamos un poco de su origen.

 

Origen de las parrillas eléctricas

Aunque existen varias versiones, al final, al igual que como ha ocurrido con otras muchas historias ligadas a la  cocina francesa, el origen de la parrilla se ha situado en la Francia  del siglo XVII.

Al parecer, un barón se negó a pagar el hierro sobrante de la valla  que le había construido un herrero.

El herrero, como venganza, se dispuso  a cocinar frente al castillo utilizando los hierros como soporte. El barón, quedó maravillado con el olor que desprendía la carne, pagándole  finalmente lo que debía y quedándose con la reja-parrilla. 

Con el correr de los siglos, esta primitiva parrilla se fue perfeccionando hasta llegar a la actual y moderna parrilla eléctrica.

Pero, ¿cuáles son las mejores parrillas eléctricas?

 

Mejores parrillas eléctricas

Se puede decir, que entre sus cualidades deben contar las siguientes:

  • Que sus placas tengan revestimiento antiadherente.
  • Que las placas se puedan sacar de la máquina.
  • Que cuente con una buena
  • Que su temperatura sea regulable para conseguir la idónea para cada alimento.
  • Que tenga indicador de temperatura.
  • Que sea fácil de almacenar y limpiar.
  • Que tenga una buena
  • Que sea de bajo consumo para ahorrar energía.
  • Y por último que pueda asar alimentos, pero también dorar,  tostar al grill o realizar diferentes funciones, dependiendo, claro está, del  modelo elegido.

Todo ello le confiere a la parrilla eléctrica una serie de ventajas sobre las demás

 

Ventajas

 

A la hora de efectuar la compra se puede dudar entre comprar una parrilla  eléctrica o de cualquier otro tipo.  Sigue acompañándonos y te daremos algunas valiosas razones para seleccionar la parrilla eléctrica entre todas.

  • No utiliza combustibles: Esto evita el  almacenamiento dentro del hogar de combustibles que pueden resultar  peligrosos. Además se puede utilizar en cualquier momento.
  • Fácil de usar: Solo necesitas contar con un enchufe y  encender para comenzar a cocinar.
  • Menos suciedad: Al no utilizar carbón, ni expedir humo, no contaminan el ambiente y se cocina con mayor pulcritud.
  • Rápidas: Solo necesitan unos minutos para calentar y comenzar a cocinar.
  • Seguridad: No generan fuego y esto las hace más seguras ya que no pueden causar un incendio. .
  • Más económicas: La  electricidad resulta más barata que el carbón o el propano. Por otro lado, como las parrillas eléctricas son más comunes, se encuentran modelos con un precio más  económico.
  • Más fáciles de limpiar. Las  parrillas eléctricas traen una bandeja que recoge la grasa.
  • Más sostenibles: Si en casa se tiene contratada energía 100% renovable, se hará un uso de electricidad 100% limpia.

Así pues, vemos que las parrillas eléctricas presentan bastantes ventajas sobre las demás, por lo que pueden ser la mejor opción.

No lo dudes, ¡entra en la web y elige la tuya! Te está esperando.