Síguenos

¿Qué estás buscando?

Desde el lunes desapareció.

Chiapas

Dejaron su cuerpo en una cañada

Carlos Jibrán salió a una reunión con sus amigos y ya no volvió a casa. Tenía apenas 25 años. Hay un sospechoso de asesinato.

FÉLIX NOLSACO
GRUPO CANTÓN

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chiapas.- Quienes conocieron a Carlos Jibrán Pineda lo definen como «un muy buen muchacho», cuya bonhomía lo llevaba a tener siempre muchas amistades». Nadie de su círculo familiar y de sus amigos cercanos logra comprender o explicarse, en medio de la tristeza y el desconsuelo, por qué le hicieron eso.

De acuerdo con Ana Luisa de Billar, tía de Carlos Jibrán, el día lunes 19 de abril su sobrino desapareció. Ella se presentó de inmediato a hacer una denuncia en la Fiscalía de Desaparición de Personas, oficinas que conoce muy bien porque, según explicó, en el pasado laboró allí como Ministerio Público.

Después dos días y sin que se supiera nada de Carlos Jibrán, regresó el miércoles 21 de abril a preguntar cómo iban los avances de la carpeta de investigación con número 131/2021. Se dio cuenta que después de emitir la ficha de desaparecido con los datos que ella misma y la madre de Carlos Jibrán habían proporcionado, no habían movido ni un dedo para buscarlo.

Enojada hizo pública la negligencia de los agentes de la fiscalía y pidió la intervención del fiscal del estado, Olaf Gómez Hernández, para que apurara la búsqueda y localización de su sobrino. Sólo así los agentes pusieron un pie fuera de sus oficinas.

IBA A UNA REUNIÓN CON VARIOS AMIGOS

El día en que la madre de Carlos Jibrán lo vio por última vez fue el lunes 19 de abril. El joven de 25 años le había dicho a su progenitora que saldría con unos amigos a una reunión pequeña.

A la madre no le parecía raro que su hijo saliera a ver a sus amigos, pues sabía que su hijo tenía un carácter especial que de inmediato atraía a los demás.

Antes de darle permiso aunque Carlos Jibrán era ya un hombre adulto, no había perdido la buena costumbre de avisarle a su madre a dónde iba a irle preguntó si no tenía algún pendiente que hacer.

Ella los había educado muy bien, con valores y por eso confiaba mucho en él y rara vez le negaba salir un poco para ver a sus amigos.

Claro que si por ella hubiera sido habría preferido mejor que Carlos Jibrán se quedara, que no saliera. ¿Qué madre no desea eso en estos tiempos? Pero entendía que los jóvenes van aprendiendo a tomar sus decisiones.

Carlos Jibrán se despidió de su madre de un beso en la mejilla y le prometió que regresaría temprano. Su hijo ya no volvió al hogar ubicado en la colonia Kilómetro 4 Oriente.

ENCUENTRAN CUERPO EN DESCOMPOSICIÓN

La Fiscalía General del Estado a través de una labor de inteligencia ubica a un posible sospechoso de la desaparición de Carlos Jibrán, y también un posible lugar donde podrían localizar al joven.

Acompañados de la policía municipal y estatal y un agente especial con un canino rastreador entran el jueves 22 de abril por la mañana a un camino que conduce a una cañada, de la reserva del Cañón del Sumidero.

Revisan por entre las piedras, la hojarasca y detrás de los tron – cos de los árboles. El can mete su hocico a ras del suelo y comienza a husmear, sus patas avanzan con seguridad descendiendo la cañada, el movimiento oscilatorio de su cola se intensifica y el agente que lo lleva sabe que han encontrado lo que buscaban.

Hay un cuerpo con las mismas señas particulares de Carlos Gibrán. Por el estado en que se encuentra ya tiene varios días de muerto. La búsqueda, en parte, ha terminado. No tardará en caer el presunto asesino.

tabascohoy.com

 

Te puede interesar

Advertisement