Conecta con nosotros
218 vistas -

Unis y Más

Defensa de la Alegría

José Francisco Trujillo Beltrán

Publicada

en

Este domingo 27 fue un día histórico en la ciudad de México, el emblemático Paseo de la Reforma se pintó de guinda ante la marea de asistentes a la marcha convocada por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

La marcha tenía como objetivo servir de indicador para evaluar el desempeño de la gestión del mandatario tabasqueño. Se contemplaba que el recorrido fuera desde el Ángel de la Independencia hasta el Zócalo Capitalino, sin embargo, la enorme afluencia de simpatizantes obligó a que muchos contingentes iniciaran a marchar desde el Auditorio Nacional.

La jornada transcurrió de forma tranquila, sin disturbios y de manera ordenada, no se reportó ningún herido, ni rastro alguno de violencia. Más que una marcha fue una fiesta democrática en la que ciudadanos de todos los rincones del país tuvieron la oportunidad de expresar su apoyo al proyecto morenista.

Más de 1.2 millones de personas participaron de manera voluntaria en el ejercicio de sus derechos,  a pesar de que los medios nacionales tacharon a la marcha de “oficialista” y “llena de acarreados” la realidad fue muy distinta.

En Tabasco, por ejemplo, se reportó una saturación total de medios de transporte, mucha gente se quedó sin poder ir porque ya no había los medios para poder movilizarse. Además no se tiene en cuenta a las miles de personas en todo el país que teniendo la intención de acudir a la marcha tuvieron que abstenerse de asistir a causa de compromisos laborales, de haberse dado las condiciones ideales, la marcha fácilmente pudiera haber llegado a los 2 millones de asistentes.

Al finalizar la marcha el presidente rindió su cuarto informe de gobierno, frente a un Zócalo abarrotado en el que muchos se quedaron sin poder entrar. En él reiteró, como siempre lo ha hecho, su rechazo a la reelección al tiempo de que muchos de los asistentes clamaban por tener a López 6 años más.

Ante todo lo dicho, podemos concluir que la jornada del domingo fue todo un éxito en términos políticos, una victoria aplastante del presidente y su partido que llega a su cuarto año con una aprobación sobresaliente de más del 64%.  Algo queda totalmente claro ¡Hay 4T para rato!

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia