web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

De Vicente Fox a Enrique Peña

Durante su campaña, Vicente Fox Quesada, fustigó con especial dureza el régimen priista que hasta entonces, gobernaba al país. Calificó a ese régimen de ladrón, corrupto e ineficiente; de hecho, esa forma de tratar al PRI-sistema le valió ganar la Presidencia de la Republica. Una vez en el poder, olvidó sus acusaciones y aunque nadie exigió “cacería de brujas”, se esperaba que la entonces Procuraduría General así como los entes fiscalizadores (fiscalías especiales o la propia Auditoria Superior de Fiscalización), iniciaran las investigaciones y eventuales denuncias penales al encontrar evidencia del saqueo de por lo menos los últimos 12 años. No fue así, la expectativa general fue traicionada, en su sexenio el saqueo continuó y hasta se perfeccionó con métodos digamos sofisticados pero igual de indecentes; el ex presidente Fox no solo se desentendió de propiciar el fin de la impunidad sino que alentó, sea por omisión o comisión la corrupción en su gobierno, pasó de ser la esperanza de un cambio real a un grotesco e indecente payaso de la política nacional e internacional. Siguió igual con Felipe Calderón y Enrique Peña, mejor dicho empeoró con ellos frente al Gobierno Federal; ahora que AMLO intenta revertir lo causado por toda esa podredumbre, la jauría conformada por políticos de oposición, algunas hipócritas organizaciones “no gubernamentales”, un buen número de periodistas u opinadores, sus jefes y una porción de ciudadanos despotrican contra el mandatario, la gran mayoría de estos últimos, solo repitiendo lo que escuchan de los tres primeros, otros porque perdieron privilegios en su persona o familia cercana, privilegios desde luego irregulares en el mejor de los casos, en el peor del todo ilegales, quienes están trabajando, quienes lo han hecho siempre en la fábrica, el campo, el comercio, los servicios o la administración pública con honestidad y responsabilidad no tienen ni más ni menos problemas que hace dos años, de hecho, muchos mejoraron o lo harán en los siguientes años. Se enojan, se burlan, los que ahora no reciben contratos de obra que no ejecutan o lo hacen al triple de su precio, quienes deben pagar sus impuestos sin trampas o los que no pueden hacerse ricos desde el cargo público.

Te puede interesar

Advertisement