web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Datos que calmarán tu miedo a la muerte

En la sociedad occidental mo­derna, la mayoría de la gente tie­ne poca experiencia directa con la muerte, y no nos gusta hablar sobre el tema.

Nuestra sociedad está or­ganizada de tal manera que los muertos se eliminan rápi­damente de entre nosotros, y aquellas tradiciones que inci­ta a ver a los muertos lo hacen solo después de una cuidadosa preparación cosmética por par­te de embalsamadores especia­lizados, a menudo dando como resultado , que los muertos pa­rezcan más una elegante réplica de cera de la persona viva.

Generalmente no se fomen­ta la asistencia de niños a fune­rales y cementerios, lo que se suma a esa temida sensación desconocida hacia la muerte con la que muchos de nosotros crecemos.

No hay razón para esperar que el proceso real de morir sea peor físicamente de lo que tú u otras personas que aún viven ya experimentaron anteriormente.

Racionalmente y desde un punto de vista médico, no hay ninguna razón particular pa­ra suponer que la intensidad del dolor (u otras formas de inco­modidad o deterioro) por diver­sas causas de muerte sea mayor que la intensidad del dolor de di­versas enfermedades y lesiones que nosotros mismos ya hemos experimentado anteriormente, o el dolor que otros han expe­rimentado y sobrevivido para contar.

Dado que la muerte, desde un punto de vista biológico, im­plica una extinción completa y absoluta de la consciencia, es­tar muerto no se sentirá como nada, no más de lo que sentías, digamos, un año antes de que nacieras.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Simplemente no habrá un “yo” para experimentar el sen­timiento (puede ser difícil pa­ra nosotros, criaturas egoístas, imaginar que el mundo existe independientemente de si noso­tros mismos existimos para ex­perimentarlo).

Como nos recuerda el psi­cólogo evolutivo Jesse Bering, “considera el hecho bastante sorprendente de que nunca sa­brás que estás muerto.

Puedes sentir que te desva­neces, pero no es como que ha­brá un ‘yo’ alrededor capaz de comprobar que, una vez que to­do esté dicho y hecho, en reali­dad haya sucedido”.

Te puede interesar