web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina

Cuenca del Usumacinta: entre la deforestación y el tráfico de armas, drogas e indocumentados

La región cuenta con 5.3 millones de habitantes, en su mayoría pertenecientes a etnias indígenas, y que están distribuidos entre México, Guatemala y una mínima parte de Belice.

En el marco del seminario internacional “Tópicos de Frontera en la Sustentabilidad”, la investigadora de la Facultad de Ciencias de la UNAM, Julia Carabias, informó que a pesar de contar con la mayor biodiversidad del país, la Cuenca del Usumacinta es una zona que no cuenta con la atención integral ni la planeación debida, pues está siendo deforestada gracias al tráfico de madera.

Además de eso, es escenario de una inseguridad rampante al ser epicentro del trasiego de armas, drogas, ganado y hasta indocumentados.

El foro, realizado de manera virtual, contó con la participación de expertos en biología y sustentabilidad a nivel internacional.

La exsecretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales durante el sexenio de Ernesto Zedillo, puntualizó que la cuenca ocupa un 1.5% de territorio nacional y concentra una gran diversidad de recursos y especies: es hogar de 173 especies de vertebrados, la mitad de las aves y mariposas que vuelan sobre territorio mexicano, así como el 30% de mamíferos, casi 80 especies de peces, más de 20% de la vegetación del país.

 “Es estratégica para Mesoamérica por su biodiversidad y servicios ecosistémicos, pero no representa un eje para su desarrollo. Hay una ocupación desordenada, con poca población originaria, la mayoría campesinos migrantes de otros lugares en condiciones de pobreza… hay programas sueltos, ocurrencias para el desarrollo sin continuidad y sin criterios ambientales”.

La región cuenta con 5.3 millones de habitantes, en su mayoría pertenecientes a etnias indígenas, y que están distribuidos entre México, Guatemala y una mínima parte de Belice.

La también doctora honoris causa puntualizó que aún hay esperanzas para rescatar la zona pues a pesar de las tendencias de deterioro, ésta todavía conserva una buena calidad ambiental, por lo que urgió a las autoridades de los países involucrados a tomar cartas en el asunto.