web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina

Cuatro de 10 no puede alimentar a su familia en Tabasco

Pese a que los índices de pobreza laboral han disminuido en la entidad, se prevé que al concluir la emergencia, la carestía aumente.

A pesar que en el primer trimes­tres del 2020, en Tabasco los ín­dices de pobreza laboral dismi­nuyeron con respecto al primer trimestre del 2018, la entidad aún continúa en semáforo rojo y se calcula que cuatro de cada 10 tra­bajadores tuvieron ingresos insu­ficientes para alimentar a todos los miembros del hogar.

Lo anterior, tomando en cuen­ta el valor de la canasta alimenta­ria, según el último reporte de la Asociación Civil ¿Cómo vamos México?

De acuerdo con el Coneval, la canasta alimentaria está con­formada por 37 productos bási­cos, entre los que se encuentran: un huevo y medio, una rebanada de pan blanco, cinco tortillas de maíz, media rebanada de queso, entre otros.

El Índice de la Tendencia La­boral de la Pobreza (ITLP) indicó que el porcentaje de la población con un ingreso laboral infe­rior al costo de la canasta ali­mentaria disminuyó de 46.5 por ciento en el primer tri­mestre de 2019 a 38.9 por ciento en el primer trimestre de 2020, aún así, asociaciones civiles advierten que la pobre­za laboral se acrecentará una vez que pase la emergencia sanitaria.

 

MAYOR ADQUISICIÓN

De acuerdo al reporte del Co­neval, el poder adquisitivo del ingreso laboral real per cápita tuvo una aumento del 11 por ciento entre el primer trimestre de 2019 y el primer trimestre de 2020, al pasar de mil 280.35 a mil,480 pesos. De manera trimestral se observa un aumento de 4.9% entre el cuarto trimestre de 2019 y el primer trimestre de 2020.

La estabilización en el ni­vel de precios favorece el po­der adquisitivo del ingreso laboral. En este sentido, du­rante el primer trimestre del 2020, se observó una dismi­nución del Índice de Precios al Consumidor (INPC), no obstante esta recuperación, asociaciones civiles como el Comité de Derechos Huma­nos de Tabasco, señalan que podría acrecentarse al con­cluir la emergencia sanitaria del Covid-19.