Conecta con nosotros
67 vistas -

MANIFIESTO

Cuatro años de 4T

Publicada

en

Abraham Mendieta
67 Visitas

A dos años de que termine el sexenio de López Obrador, comienza una batalla narrativa y discursiva apasionante por las consecuencias que tendrá para la historia de México en las próximas décadas: la batalla por el legado que explicará a las futuras generaciones qué fue ese periodo inicial de la Cuarta Transformación encabezado por AMLO.

Por un lado, es evidente que López Obrador profundiza sus políticas: consagra los aumentos presupuestales a la pensión de adultos mayores, sin duda su logro más aplaudido, asenta la política de becas y de Universidades en zonas rurales, amplía la cobertura de Sembrando Vida, busca construir la mayor cantidad posible de kilómetros para caminos rurales y afina sus proyectos estrella.

Pero no solo, también redobla esfuerzos en su pedagogía histórica y política de manera cotidiana: explica el pasado y vislumbra su idea del futuro, así como confronta ideológicamente con sus adversarios coyunturales, como Claudio X. o Felipe Calderón, y hasta histórico-nacionales, como Porfirio Díaz.

La apuesta de Andrés Manuel para definir su lugar en la historia es clara: el que cumplió sus promesas, sí, pero porque entendió, recorrió y explicó al país.

El reto para quienes quieran evitar que este sea el lugar que le depare la historia a López Obrador no es sencillo: es evidente que el Presidente conoce el país, ha sabido traducir sus demandas en políticas públicas, se ha ganado el afecto de millones y ha cumplido el tronco de sus promesas de campaña.

Y la pregunta obligada para quienes tiene en frente es: ¿Han recorrido ellos el país mientras López Obrador gobernaba? ¿Cumplieron ellos cuando estaban en el poder sus promesas de campaña? ¿Tienen, al menos, una explicación ajena a su clasismo de por qué López Obrador cuenta con esa simpatía tan alta?

Los caminos de la historia no siempre son tan impredecibles.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia