web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Cuando todo haya pasado

Cuando todo esto pase, ya na­da volverá a ser igual. El Pa­pa Francisco nos habla de una prueba por la que pasa la hu­manidad entera y de la que te­nemos mucho que aprender para la etapa que seguirá. La interpretación depende mu­cho de la manera como con­templemos nuestra vida y de la imagen que nos hayamos formado de Dios, ciertamen­te hay personas que hablan de castigo, sin embargo, cuando le preguntamos a Jesús en su Pa­labra en la Biblia y en la historia de nuestra salvación, nos res­ponde hablándonos de un Dios que es Amor, que es la miseri­cordia misma en persona y que siempre nos perdona. Un Dios que nos acompaña en nuestras luchas y nos llama a vencer el miedo.

El ritmo acelerado que está­bamos llevando en la sociedad nos estaba haciendo personas muy superficiales, darles mu­cha importancia a las aparien­cias, sin importar el contenido y la profundidad de nuestro ser y de las cosas; tal vez llegamos a formar mujeres y hombres con mucho atractivo exte­rior, pero huecos y vacíos por dentro. El resultado se ma­nifiesta de diversas maneras: relaciones interpersonales su­perficiales y funcionales, inte­resadas, matrimonios de papel con muy poca estabilidad y du­ración, toma de decisiones im­portantes para salir del paso, llegamos a restarle su valor a la vida y a la persona humana. Hoy mismo, estamos viviendo las consecuencias cuando gran parte de nuestra población ve con superficialidad la grave si­tuación que vivimos y no acep­ta las medidas sanitarias por el bien de todos sin importarles el daño que se está causando aun a la propia familia.

Cuando todo haya pasado, ojalá que todos nosotros ha­yamos aprendido de la prue­ba, que aprendamos que no sirven las apariencias cuan­do por dentro estamos huecos y vacíos, que una construc­ción con materiales aparentes, cualquier viento la derriba, asítambién una persona forma­da en la superficialidad, no so­porta los embates de la vida, los problemas y dificultades. Esta es la oportunidad para apren­der a meterse en la interioridad de nuestra persona, reflexio­nar en nosotros mismos.

Te puede interesar