Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
Pedro Nabor, quien no pudo visitar a su madre, la tuvo cerca a través de una videollamada.

Crónica: ‘Te amo mamá, pero te debo el abrazo’

Ante la pandemia, miles de tabasqueños contactaron a sus progenitoras a través de las redes sociales.

Todo fue diferente, no hubo flo­res ni salidas a desayunar, a co­mer y a cenar, y lo más importan­te, ¡no hubo abrazos!.

Fue un 10 de mayo, Día de las Madres, para olvidar, a causa de la pandemia por el Covid-10-

El festejo fue muy tímido, con pocos pasteles, poca gente, pero con mucha comida.

“Mamá, te felicito por videolla­mada, te amo mucho, mucho, pero el abrazo te lo debo”, dijo José Luis ‘N’, quien no pudo visitar a su ma­dre en el municipio de Tenosique.

La redes sociales jugaron su pa­pel más importante en esta oca­sión, con mensajes, intercambio de llamadas, de fotografías y de videos.

Doña María de León recibió muy temprano las llamadas de sus hijos. “No me gustan las videollamadas”, dijo.

 

NO HUBO REGALOS

Muy pocos les dieron regalo, pues no se podían comprar, la instruc­ción de la Secretaría de Salud es quedarse en casa para disminuir las cifras de contagio por el Co­vid-19.

Desde un teléfono doña María de León recibe el saludo de uno de sus cuatro hijos. Por la mañana se levantó a echarle agua a sus plantas del jardín y le llegó la llamada.

Recuerda que el año pasado la llevaron a comer a un restauran­te, esta vez no quiso nada, lo que menos quiere es enfermarse de coronavirus.

“Como todo está cerrado, la ver­dad le dije a mis hijos que no me compraran nada. No sabe uno dón­de puede venir el virus. Me da tris­teza, no porque no se celebre a las mamás, sino porque todos estamos encerrados. Ojalá y pronto pase la emergencia”, expresó.

 

DURO GOLPE

Nadie pensó que después de dos meses de aislamiento, sin futbol, sin cerveza, cines, restaurantes, sin reuniones, la cereza del pastel fue la cancelación de las visitas el Día de las Madres.

Se entiende: evitar la enferme­dad por regalo. Lo malo fue el cie­rre de pastelerías y florerías, así como de los comercios durante el fin de semana. Aunque algunos, ofrecen servicio a domicilio.

Como doña Cecilia Herrera, que en un local del mercado de Las Flores preparaba cinco arre­glos que le encargaron, desde el interior de su local y por vía tele­fónica atendió a los pocos clien­tes que solicitaron de una a dos docenas de flores.